Slider[Style1]

Style2

Style3[OneLeft]

Style3[OneRight]

Style4

Style5[ImagesOnly]

Style6

La época estival es, generalmente, un período dedicado al descanso, al ocio y en definitiva para desterrar ese estrés tan persistente que parece que se nos engancha durante todo el invierno. En este tiempo los gimnasios de la localidad registran un número, relativamente alto de bajas que suplen los turistas que se acercan hasta Chiclana para su descanso.

Las razones que, según algunos responsables de instalaciones deportivas pueden motivar este descenso de la demanda, en lo que a plazas de gimnasio se refiere, son fundamentalmente dos. En primer lugar hay que tener en cuenta que durante el verano los clientes habituales se relajan por motivos vacacionales bien porque deciden marcharse a una segunda vivienda o simplemente porque prefieren descansar de su entrenamiento. De esta manera, deciden darse de baja en el gimnasio para retomar su actividad en septiembre cuando regresen a su rutina laboral. El responsable de Costa Fitness también nos comenta que otra razón de este descenso puede encontrarse en el hecho de que muchas familias prefieren pasar juntos el verano algo, que no permiten los motivos laborales de otras épocas del año. En septiembre, una vez que todo se estabiliza y los niños vuelven al 'cole' parece haber un aumento de la demanda.

No obstante en verano, este descenso de las suscripciones está paliado, en parte, por las altas de los turistas. Algunos llegan a Chiclana con la intención de descansar un par de semanas y no olvidan su rutina deportiva porque saben que pueden perder su forma física. Éstos son, en palabras de los propios responsablesde los centros deportivos, quienes soportan las bajas de los clientes de todo el año y permiten salvar la situación veraniega de estos centros. Además algunos gimnasios, como el Costa Fitness ofrecen atractivas ofertas para que los turistan tengan un acceso más fácil al gimnasio. Con este propósito crearon una tarifa para socios del verano exenta del precio de matrícula. También la piscina funciona a pleno rendimiento y supone la opción de realizar actividades más refrescantes que las habituales.

También cabe reseñar que, las mejores horas, en cuanto a número de usuarios se refiere, es la franja horaria de la mañana y en concreto de 9 a 12. Ese es el momento en que los clientes abarrotan las salas destinadas para todo tipo de actividades deportivas. Al mediodía la situación decrece sobre todo ahora en verano. Incluso algunos gimnasios como el Tixeo deciden cerrar de 2 a 5. La tarde para todos ellos es otra historia bien diferente. Supone uno de los cambios más importantes con respecto al invierno ya que hasta las 7 o las 8 de la tarde, el centro no vuelve a tener una afluencia de usuarios relativamente normal. Como nos cuenta Javier Fernández, responsable de Costa Fitness, "a partir de las siete de la tarde volvemos a tener un aumento en el número de clientes". La situación entre las 4 y las 7 de la tarde es bastante complicada ya que la playa supone el mayor atractivo turístico para los veraneantes.

En cualquier caso este período estival no experimenta el brutal aumento de la demanda que suponen los meses de marzo, abril y mayo. Tengamos en cuenta que estos meses del año integran la época de mayores ganancias para los centros deportivos ya que son el mejor lugar donde poner a punto un cuerpo que lucir en verano.


Fuente: diariodecadiz.es

About Daniel Torres

Amante del deporte y del fisicoculturismo, entrenador y profesor de culturismo.
«
Siguiente
Entrada más reciente
»
Anterior
Entrada antigua

No hay comentarios:

Post a Comment