Slider[Style1]

Style2

Style3[OneLeft]

Style3[OneRight]

Style4

Style5[ImagesOnly]

Style6

Investigadores de la Escuela de Medicina de San Diego (Estados Unidos) han identificado el mecanismo molecular que convierte a los ácidos grasos omega-3 tan eficaces para reducir la inflamación crónica y la resistencia a la insulina. Los resultados del trabajo se publica en la revista Cell. El descubrimiento podría conducir al desarrollo de un remedio dietético simple para los pacientes de diabetes y otros trastornos.

Los científicos identificaron un receptor clave en los macrófagos de forma abundante en la grasa corporal obesa. La obesidad y la diabetes están estrechamente correlacionadas. Los científicos dicen que los ácidos grasos omega-3 activan este receptor de macrófagos, lo que da lugar a amplios efectos anti-inflamatorios y una mejor sensibilidad sistémica a la insulina.

Los macrófagos son glóbulos blancos especializados que engullen y digieren restos celulares y patógenos. Parte de esta respuesta del sistema inmune implica que los macrófagos segreguen citoquinas y otras proteínas que causan inflamación, un método para destruir células y objetos que se perciben como dañinos. El tejido graso obeso contiene muchos de estos macrófagos que producen muchas citoquinas. El resultado puede ser inflamación crónica y una creciente resistencia a la insulina en las células vecinas expuestas en exceso a las citoquinas.

La resistencia a la insulina es la condición física en la que la hormona natural insulina se vuelve menos eficaz en la regulación de los niveles de azúcar en sangre en el organismo, conduciendo a una miriada de problemas de salud, a menudo graves, sobre todo la diabetes mellitas tipo 2.

Los investigadores examinaron los receptores celulares que se sabe responden a los ácidos grasos. Se centraron finalmente en el receptor GPR120, de una familia de moléculas de señalización que participan en numerosas funciones celulares. El receptor GPR120 se encuentra sólo en los macrófagos proinflamatorios en las células grasas.

Cuando el receptor se desactiva, el macrófago produce efectos inflamatorios. Pero expuesto a los ácidos grasos omega 3, en concreto el ácido docosahexaenoico (DHA) y el ácido eicosapentaenoico (EPA), el receptor GPR120 se activa y genera un efecto antiinflamatorio fuerte. Según explica Jerrold Olefsky, "es un efecto increíblemente potente, los ácidos grasos omega-3 activan el receptor, eliminando la respuesta inflamatoria".

About Daniel Torres

Amante del deporte y del fisicoculturismo, entrenador y profesor de culturismo.
«
Siguiente
Entrada más reciente
»
Anterior
Entrada antigua

No hay comentarios:

Post a Comment