Slider[Style1]

Style2

Style3[OneLeft]

Style3[OneRight]

Style4

Style5[ImagesOnly]

Style6


Para hacer nuestro propio batido de proteínas, primero debemos reconocer las distintas fuentes de proteínas que podemos encontrar en casa.

La leche fluída es fuente de proteínas, pero no es suficiente. Para enriquecerla podemos usar leche en polvo en algunas de sus variantes: entera, descremada y/o deslactosada.

Los derivados lácteos también son ricos en proteínas: quesos blancos, yogures, ricottas. Acá también tenemos opciones con más o menos grasas para elegir.

Hay personas que prefieren la leche de soja, fluída o en polvo. También se puede utilizar el tofú (queso de soja) en su versión blanda.

Otra fuente importante, son los huevos, en especial las claras.

Aunque el batido sea proteico, no debemos olvidarnos que tiene que contener en forma moderada algo de carbohidratos y grasas saludables. Por ejemplo alguna fruta, cereales, frutos secos o semillas.

Como vemos tenemos varios recursos para aprovechar, ahora solo hace falta una licuadora y mucha imaginación:

Licuado de vainilla

300cc de leche descremada
4 cucharadas de leche en polvo
2 huevos batidos a baño maría*
gotas de esencia de vainilla
unos cubos de hielo

Licuado de frutillas

1 yogur de frutillas
4 cucharadas de leche en polvo
2 claras batidas*
4 ó 5 frutillas
1 cucharada de semillas de sésamo
cubos de hielo

Capuccino frape

300 cc de leche descremada
2 cucharadas de café instantáneo
2 cucharadas de ricotta
2 claras batidas*
edulcorante
cubos de hielo
cacao amargo para decorar

*Para evitar intoxicaciones por salmonella, se recomienda batir previamente los huevos y/o claras sobre una olla con agua hirviendo por un par de minutos.

About Daniel Torres

Amante del deporte y del fisicoculturismo, entrenador y profesor de culturismo.
«
Siguiente
Entrada más reciente
»
Anterior
Entrada antigua

No hay comentarios:

Post a Comment