Slider[Style1]

Style2

Style3[OneLeft]

Style3[OneRight]

Style4

Style5[ImagesOnly]

Style6

A Daniel Arenas le gusta la competición. Ese espíritu le ha llevado a participar en campeonatos de caza menor con perro, a echar el resto en pruebas populares de atletismo y en carreras de montaña. A día de hoy, su apuesta pasa por dar forma a su cuerpo a base de entrenar duro en el gimnasio tras iniciarse hace tres años en el mundo del culturismo. Constante y metódico, este elgoibarrés, que compaginando su preparación con la gestión del gimnasio Zuzen Fitness (www.zuzenfitness.com), no duda de que más pronto que tarde se proclamará campeón de España de esta modalidad deportiva.

- ¿Cómo se inició en el culturismo?

- Una de mis ilusiones era contar con mi propio centro deportivo. Compaginaba mi trabajo en RTS con las clases de spinning que impartía en Eibar y, en un momento dado, decidí trasladarme a vivir a Bilbao. En la capital vizcaína fue donde entré en contacto con el trabajo en los gimnasios y la musculación. Me gustó ver la transformación que estaba consiguiendo en mi cuerpo y decidí seguir adelante.

- Llegar a tener un cuerpo como el suyo exigirá de enormes sacrificios.

- Lo cierto es que empiezas a ver resultados bastante pronto. Una persona que nunca haya hecho deporte puede empezar a verse bien en un plazo aproximado de tres meses. Para ello no hace falta estar todo el día haciendo pesas en el gimnasio. Yo, por ejemplo, fuera de temporada, entreno cuatro veces a la semana, y en época de campeonatos hago una o dos sesiones más, entrenando siempre un promedio de 45 a 50 minutos por jornada. De hecho, la clave en mi puesta a punto es la alimentación. El 70% del cuerpo que tengo viene determinado por la dieta que sigo.

- ¿Cuáles son las claves de su milagroso menú?

- Como seis veces al día, aunque hay compañeros que llegan a hacer hasta ocho comidas por jornada. Tantos momentos para comer casan muy mal con el ritmo de trabajo que llevo, y no hay otro remedio que ir a todas partes cargado de tupperwares con comida, y aprovechar los altos que hago en mi jornada diaria en el gimnasio para comer. Mi menú se compone de verdura, muchísima verdura, fuentes de proteínas de pescado, carne magra, arroz, patatas asadas... Sigo una dieta a base de comida limpia, tratando de controlar todos los macronutrientes que como a lo largo del año. Esta alimentación exige ser muy cuidadoso con las cantidades, por lo que peso todo lo que como. Otros culturistas utilizan técnicas de preparación en las que pasan por una etapa en la que comen de todo y logran mucho volumen. Dicen que están fuertes, pero lo que están es gordos. Hay ejemplos de culturistas que alcanzan los 104 kilos y luego, a la hora de competir, eliminan grasas hasta llegar a los 70 kilos. Mi caso es diferente. Gano poco peso gracias a mi alimentación. En competición ando sobre los 72 kilos, y mi peso ronda los 78 kilos cuando estoy fuera de ella.

- ¿Hasta qué punto exige ser estricto esa alimentación?

- No como dulces ni bebo alcohol, pero tampoco llevo una vida de monje. Hago vida social, como cualquier otra persona y a veces me doy caprichos como disfrutar de la tortilla rellena que prepara mi madre, Rosa. Otra cosa es cuando estoy en fase de competición. Un mes antes, el campeonato pasa a ser una prioridad y la preparación se convierte en algo casi sagrado.

- Está echando por tierra mi imagen de los culturistas. ¿Qué lugar ocupan los pesos en su preparación?

- No me obsesiono, aunque es cierto que llego a hacer sentadillas con 180 kilos para hiperplasiar o incrementar las fibras musculares mediante el ejercicio. En las épocas de entrenamiento que son de fuerza, muevo muchísimo peso, y complemento esta preparación genérica con el trabajo específico en músculos que veo que hay que desarrollar.

Los hombros es una zona que me obsesiona, y me gusta trabajarlos para ponerlos a mi gusto. En cambio, tengo unos brazos privilegiados, ya que son musculosos por genética, y con poco trabajo consigo buenos resultados. Lo que sí me gustaría es conseguir más volumen en las piernas, pues ellas son las que hacen ganar los campeonatos.

No pararé hasta conseguir el Campeonato de España, aunque sé que será difícil. He tenido ocasión de participar y he podido constatar que los cuatro primeros puestos están elegidos a dedo. Pero cuantos más golpes de estos me den, más me empeñaré en alcanzar esa meta. La clave está en trabajar muy duro, y yo lo haré hasta lograr estar tan bien que no haya lugar para las dudas en el jurado a la hora de emitir su veredicto. Estoy muy esperanzado en proclamarme campeón de España y pienso que 2011 será mi año.


Fuente: diariovasco.com

About Daniel Torres

Amante del deporte y del fisicoculturismo, entrenador y profesor de culturismo.
«
Siguiente
Entrada más reciente
»
Anterior
Entrada antigua

No hay comentarios:

Post a Comment