Slider[Style1]

Style2

Style3[OneLeft]

Style3[OneRight]

Style4

Style5[ImagesOnly]

Style6


Cada vez más personas muestran una preocupación permanente por su condición física. Son distintas las razones: algunas manifiestan que su preocupación es por cuestiones de salud y bienestar, otras indican que su interés es del tipo meramente estético y, finalmente, hay quienes lo hacen por ambos motivos. Lo cierto es que mantener una buena condición física se ha convertido en una meta para muchas de ellas sin distinción de raza, sexo, edad o condición social. En la actualidad, la frase Mente Sana en Cuerpo Sano ha tomado una nueva magnitud.

Todas las personas pueden mejorar su condición y aspecto físico incrementando su bienestar y calidad de vida, dentro de las limitaciones que le otorga su propia genética, edad y sexo.

Algunos podrán tener mayor éxito que otros, pero lo que queda claro es que se puede conseguir resultados por encima del promedio de la población, lo que hace la diferencia. El concepto de sentirse bien con uno mismo ayuda además a la imagen que uno proyecta y al trato que recibe de los demás. Para lograr esta mejora, es necesario trabajar intensamente en tres aspectos importantes: Alimentación, Ejercicio y Descanso.

Todos ellos son complementarios por lo que deben efectuarse de forma paralela. La realización de uno de ellos por sí solo, no garantiza avances sostenidos en el tiempo. La Alimentación es fundamental en este proceso. Mediante nuestras comidas proveemos a nuestro organismo de los nutrientes necesarios para su mantenimiento y desarrollo. Sin embargo, en este mundo agitado que nos ha tocado vivir, no nos damos tiempo para planificar nuestras comidas y caemos en la tentación de comer alimentos llenos de grasa o comida chatarra a cualquier hora del día. Esta es la manera como disminuimos la ansiedad de comer, pero no llegamos al concepto de la buena alimentación que es lo importante.

Alimentarse bien significa ingerir los alimentos que contienen la cantidad justa de proteínas, carbohidratos, grasas, vitaminas y minerales que el cuerpo necesita. Todo exceso es guardado como grasa, que como bien se sabe es perjudicial para nuestro organismo.

La recomendación, en este aspecto, es tratar de consumir en cada comida un 30% de proteínas, 55% de carbohidratos y 15% de grasa. Las principales fuentes de proteínas son las carnes magras de pollo, res, pescado, claras de huevo, entre otras. Las fuentes de carbohidratos son las papas, las pastas, el arroz, los cereales, entre otros. Las grasas también son necesarias para el buen funcionamiento del cuerpo, pero hay que elegir las no saturadas o vegetales como la palta, el aceite de oliva, entre otros. Las vitaminas y minerales se encuentran abundantemente en las frutas y vegetales.

Además de mantener la proporción adecuada, es importante no descuidar la frecuencia, por lo que es preferible comer cinco veces al día en cantidades más pequeñas que hacer tres abundantes comidas. En este punto es bueno indicar que el cuerpo no puede digerir todo el alimento que se le proporciona en una comida, por lo que el exceso lo acumula en grasa, sabiendo que no va a recibir un nuevo aprovisionamiento en por lo menos 8 horas más. Por eso y con el objetivo de no acumular grasa, se recomienda incrementar las comidas a cinco veces al día, manteniendo la proporción indicada anteriormente.

Cuando uno va a realizar una dieta tiene que tener presente el concepto de durabilidad en el tiempo, vale decir la dieta efectiva es aquella que uno puede mantener por el resto de su vida. Los ajustes forzados en la alimentación logran bajar en el corto plazo el peso de una persona, pero ello se debe a la disminución del agua retenida en el cuerpo, a la pérdida de grasa y también de la masa muscular. Una vez que se deja la dieta extrema y nada natural, la que normalmente oscila entre los 30 y 60 días, la persona vuelve a comer como antes y aumenta de peso rápidamente debido a que su metabolismo se ha hecho más lento y por ende utiliza menos calorías para subsistir.

Además, las ansias de comer son tan altas después de haberse privado de alimentos valorados que las personas vuelven a comer todo lo que está a su alcance, y suben nuevamente de peso. Estas dietas milagrosas son conocidas como las dietas yo-yo (sinónimo de sube y baja). Por ello, una dieta no debe hacerse en ningún caso para cumplir con un objetivo de corto plazo, como una fiesta, un evento social, un matrimonio o algo similar. El concepto de la buena alimentación no es dejar de comer, sino comer de forma balanceada en las cantidades correctas por el resto de nuestras vidas.

Todo lo anterior es útil en la búsqueda de pérdida de peso, pero no es tan eficiente si es que no se hace uso del segundo concepto: El Ejercicio . El ser humano ha sido diseñado para moverse y conseguir su alimentación. Probablemente en el futuro, después de algunas mutaciones, nuestra estructura física sea diferente a la actual, pero por el momento se debe tomar en cuenta que fuimos diseñados para movilizarnos más de lo que estamos acostumbrados.

Los avances tecnológicos han facilitado algunas tareas tediosas para el ser humano, pero han contribuido con el desarrollo de la cultura sedentaria la cual hace tanto daño a nuestro organismo. Si analizamos un poco, veremos que cada vez nos movemos menos; vamos al trabajo en automóvil o en transporte masivo, subimos a nuestras oficinas por el ascensor, nos comunicamos con el resto del personal por teléfono o por correo electrónico, almorzamos en la oficina o en la cafetería de la institución y estamos llegando al extremo de realizar nuestras compras por internet . Todo esto sin considerar las comodidades que nos dan los artefactos del hogar que prácticamente hacen todo por nosotros. Inclusive tenemos el orgullo de apoderarnos del control remoto del televisor y manejar metafóricamente el mundo entero a través del cable.

No se trata de dejar de lado los beneficios que nos brindan estos avances, sino de tomar en cuenta que estamos descuidando una de nuestras actividades vitales. Sabemos que el tiempo es uno de los recursos más valorados en la actualidad, pero siempre es primordial encontrar un espacio para realizar nuestro ejercicio y así cumplir con la meta trazada.

Como ya se mencionó, las dietas, si no van de la mano de una disposición al ejercicio no servirán de nada. Lo único que lograrán es incrementar las ganancias de algunos buenos vendedores que juegan con las necesidades de los consumidores que están ávidos de resultados rápidos. Cada persona puede buscar el ejercicio que más le acomode. Hay una infinidad de opciones como caminar, trotar, montar bicicleta, nadar, bailar, arreglar el jardín, ejercitarse con pesas, aeróbicos, spining , caminatas, artes marciales, tai-box, yoga, taichi , entre muchas más. Respecto al horario, es cuestión de programación y de mentalizar la necesidad de llevarlo a cabo. En este punto es importante dar prioridad a este tipo de actividades, las que nos otorgarán beneficios en el corto, mediano y largo plazo.

Por otro lado, el Descanso es importantísimo. No es necesario realizar sesiones maratónicas de ejercicios con el fin de conseguir una buena condición y aspecto físico, ni matarse haciendo 1 000 abdominales para bajar los rollitos de la cintura. Lo único que se tiene que hacer es llevar a cabo una buena alimentación conjuntamente con un adecuado programa de ejercicios en donde el descanso también juega un papel importante.

El descanso, propiamente dicho, y el descanso al aire libre ayudarán a reponer las fuerzas a nuestro organismo para afrontar con mayor decisión los quehaceres de la vida cotidiana. Además, esta última actividad puede traer otros beneficios como reforzar los lazos familiares y de amistad, si se realizan en grupo.

Por todo lo expuesto, queda claro que una buena condición y aspecto físico es algo que puede lograr cualquier persona manteniendo un buen plan de ejercicios a la medida y una alimentación balanceada programada para el resto de nuestras vidas, lo que unido a un descanso y conexión con el medio ambiente nos llevará al concepto de un Nuevo Estilo de Vida.

About Daniel Torres

Amante del deporte y del fisicoculturismo, entrenador y profesor de culturismo.
«
Siguiente
Entrada más reciente
»
Anterior
Entrada antigua

No hay comentarios:

Post a Comment