Slider[Style1]

Style2

Style3[OneLeft]

Style3[OneRight]

Style4

Style5[ImagesOnly]

Style6

La canela es una de las especias más antiguas que se conocen y se la nombra en los tratados de botánica chinos de hace más de 4 .000 años. Actualmente su uso como aromatizante está ampliamente extendido por todo el mundo. En el campo de la fitoterapia se utiliza la capa interna de la corteza de la canela. Hay que destacar que existen diferentes especies de canela, pero las más utilizadas en la terapéutica son la cinnamomum cassia (canela china) y cinnamomum zeylanicum (canela de Ceilán), con composición y propiedades prácticamente equivalentes.

Uso como digestivo

Los aceites esenciales de la corteza de canela estimulan la salivación y la producción de zumos gástricos. Eso facilita la disgregación de los alimentos y mejora los problemas como flatulencia, meteorismo, hinchazón abdominal, acidez estomacal y diarrea. Por ello se utiliza en casos de síndrome de colon irritable, choques abdominales, indigestión y malas digestiones en general. Otro aspecto a destacar es su uso en casos de inapetencia, ya que estimula el apetito y tiene propiedades antivomitivas.

La canela como antibacteriana y antifúngica

Los componentes de su aceite esencial son potentes compuestos antifúngicos, en especial efectivos frente a hongos del género Aspergillus y Candida. También tienen una potente actividad antibacteriana. La corteza de canela es en especial útil para tratar la disbiosis (alteraciones de flora microbiana) intestinales ya que, a pesar de sus capacidades antimicrobianas sobre los micro-organismos patogénicos del intestino, no afecta a las bacterias intestinales benéficas.

La canela en la ayuda de la diabetes de tipo II

En casos de la diabetes de tipo II, el uso de corteza de canela en un estudio durante 40 días mostró reducciones del 18-29% en los niveles de glucosa, del 12-26% en los niveles de colesterol total, y del 7-27% en el colesterol LDL y del 23-30% en el caso de los triglicéridos. Esto se debe la que los polifenoles hidrosolubles de tipo A son capaces de mejorar la respuesta de los receptores de insulina, mejorando la captación de glucosa y, de forma indirecta, disminuyendo los niveles de colesterol y triglicéridos circulantes. Se observó que este efecto es sostenido puede mantenerse hasta unos 20 días después de dejar de tomar la corteza de canela y que se ve potenciado por el cromo GFT (tiene un efecto sinérgico). También parece disminuir la velocidad del vaciado gástrico, con lo que la absorción intestinal de glucosa es más paulatina y ayuda a suavizar los picos de glucosa después de las comidas.

Otros usos

- La corteza de la canela presenta propiedades antiagregantes, antiescleróticas y antitrombóticas, por lo que puede ser útil en casos de mala circulación periférica, en particular cuando se tiene las extremidades frias, ya que también aumenta la temperatura corporal.

- Por sus acciones antiinflamatorias, antimicrobianas, antitusivas y expectorantes, se utiliza en casos de enfermedades respiratorias como constipación, bronquitis, enfisema y tos persistente.

- Ayuda el regular el ciclo menstrual femenino, estimulando las contracciones del útero, favoreciendo la salida del flujo menstrual y aliviando el dolor.

- La corteza de canela se utilizó de forma tradicional como sustancia afrodisiaca y tónica, utilizándose en casos de hipotensión y como sustituto al café en personas que generaron una gran dependencia a esa sustancia y la necesitan para tener energía por las mañanas.

VISITA NUESTRA TIENDA DE SUPLEMENTOS

About Daniel Torres

Amante del deporte y del fisicoculturismo, entrenador y profesor de culturismo.
«
Siguiente
Entrada más reciente
»
Anterior
Entrada antigua

No hay comentarios:

Post a Comment