Slider[Style1]

Style2

Style3[OneLeft]

Style3[OneRight]

Style4

Style5[ImagesOnly]

Style6

Un estudio realizado en Bangladesh hizo que los expertos concluyan que la mayoría de las mujeres del mundo no necesitan tomar suplementos de vitamina A.

En ese país asiático en desarrollo, la administración de esos suplementos a embarazadas del norte rural no redujo su posibilidad de morir por el embarazo o de que muera el bebé.

Aun así, asegurarse de que las embarazadas reciban suficiente vitamina A con la comida es "un objetivo importante de salud pública". Pero los expertos debaten si los suplementos son útiles.

"Hay pocas pruebas que respaldan el uso de suplementos con vitamina A en las mujeres", dijo Anthony Costello, del Instituto para la Salud Global del University College de Londres.

"Es porque no tendría efecto alguno o no lo tendría en poblaciones con grave deficiencia de la vitamina (...) Y eso no se aplica a la mayoría de las mujeres del mundo", añadió.

En el estudio de Bangladesh, publicado en Journal of the American Medical Association, el equipo de Keith West, de la Escuela Bloomberg de Salud Pública de la Johns Hopkins University en Baltimore, estudió a más de 600.000 personas durante más de cinco años.

El equipo identificó cada mujer casada, de entre 13 y 45 años, de la región. Cada cinco semanas, integrantes femeninas del equipo visitaron esos hogares para determinar, mediante la conversación y análisis de orina, si alguna de esas mujeres estaba embarazada.

Si era así, el equipo le indicaba al azar una dosis semanal de vitamina A, betacaroteno o placebo (sin vitamina) hasta la semana 12 después del parto. Todas recibieron material educativo sobre los cuidados y la alimentación en el embarazo.

Hubo unos 60.000 embarazos durante el estudio; 138 mujeres murieron por alguna causa asociada con el embarazo. Es decir, entre 20 y 25 mujeres por cada 10.000 embarazos, sin importar qué suplemento utilizaban.

La tasa de mortinatos y mortalidad infantil no varió según el tipo de suplementos administrados. En cada grupo hubo entre 45 y 51 mortinatos por cada 1.000 partos y entre 65 y 70 muertes infantiles en las 12 semanas posteriores al parto por cada 1.000 nacidos vivos.

¿LAS NECESIDADES ESTAN CAMBIANDO?

La deficiencia de vitamina A está asociada con la ceguera nocturna en el embarazo y la mortalidad materna en algunas regiones. La Organización Mundial de la Salud (OMS) sostiene que esos riesgos aumentan en el último trimestre gestacional.

En el estudio de Bangladesh, ninguna mujer con ceguera nocturna utilizaba vitamina A, sin importar el suplemento asignado.

Costello dijo que, mientras la deficiencia de vitamina A es cada vez menos común, el uso de suplementos sigue siendo importante, en especial contra las infecciones, en las personas sin niveles adecuados de la vitamina, incluidos los niños pequeños.

West opinó que la nutrición está mejorando en varias regiones del mundo en desarrollo, lo que reduce la necesidad de utilizar suplementos de vitamina A, incluida la zona rural de Bangladesh.

NO EXISTE LA "BALA MAGICA"

Para Prakesh Shah, los resultados proporcionan otro mensaje.

"Analizar si un solo micronutriente influye o no en la mortalidad materna es atribuirle demasiada importancia", opinó Shah, de la University of Toronto, quien no participó del estudio.

Si los suplementos ayudan a las mujeres y los bebés es porque reúnen más nutrientes, incluida la vitamina D, el ácido fólico y el hierro.

La mortalidad materna e infantil sigue siendo mucho más alta en el mundo en desarrollo que en sitios como Estados Unidos o Canadá.

"¿Vamos a encontrar una sola bala mágica, como la vitamina A, que cure todos los problemas? Es probable que eso nunca suceda", finalizó Shah.

Fuente: Journal of the American Medical Association

About Daniel Torres

Amante del deporte y del fisicoculturismo, entrenador y profesor de culturismo.
«
Siguiente
Entrada más reciente
»
Anterior
Entrada antigua

No hay comentarios:

Post a Comment