Slider[Style1]

Style2

Style3[OneLeft]

Style3[OneRight]

Style4

Style5[ImagesOnly]

Style6

Durante el sueño se activan toda una suerte de procesos que tienen como fin restaurar el organismo después del desgaste cotidiano. Los beneficios que proporciona el buen dormir son muchos y muy específicos. Sistema inmunológico: Dormir bien es un hábito saludable porque fortalece las defensas del organismo y aumenta la resistencia del cuerpo frente a las enfermedades. Aunque todavía no se sabe cuáles son los mecanismos que producen estos efectos, se ha comprobado que las personas que sufren de insomnio o no duermen lo suficiente sufren más a menudo de infecciones víricas, como resfríos y gripes. Sistema nervioso: En los niños prematuros, la fase del sueño llamada REM abarca el 80% del sueño y estimula el desarrollo de su sistema nervioso. A lo largo de la vida de las personas ayuda a conservar el circuito neuronal que contiene las funciones de la memoria y del aprendizaje.

Aparato locomotor: Durante las fases 4 y REM se produce la máxima relajación física. Todos los músculos, articulaciones y la columna vertebral se liberan de la tensión acumulada durante el día. Circulación sanguínea: Durante el sueño, el aparato circulatorio reduce significativamente su esfuerzo, ya que la posición vertical hace que al cuerpo le cueste mucho más hacer llegar la sangre a todo el cuerpo que cuando se encuentra en posición horizontal.

Metabolismo: El gasto energético disminuye notablemente y esta energía ahorrada es utilizada para cumplir con las funciones reparadoras internas. Incluso en situaciones de enfermedad, dormir contribuye a una recuperación más rápida.

About Daniel Torres

Amante del deporte y del fisicoculturismo, entrenador y profesor de culturismo.
«
Siguiente
Entrada más reciente
»
Anterior
Entrada antigua

No hay comentarios:

Post a Comment