Slider[Style1]

Style2

Style3[OneLeft]

Style3[OneRight]

Style4

Style5[ImagesOnly]

Style6

La eyaculación precoz es el trastorno sexual más frecuente en el hombre, con la particularidad de que puede aparecer desde las primeras experiencias sexuales o después de un prolongado periodo de normalidad.

En la práctica existen diferentes grados que marcan la severidad del problema, como así también son distintas las causas que originan este trastorno.

La eyaculación precoz del hombre es una disfunción que tiene un excelente pronóstico cuando se la encara terapéuticamente, situación que debe tomarse sin delaciones para evitar el deterioro de una pareja o la pérdida de la confianza en la actividad sexual. 

La eyaculación precoz crónica lleva generalmente a un compromiso de la erección en edades en las cuáles la función sexual debería estar en óptimas condiciones. 

No existe una medida de tiempo que determine cuál debería ser la duración normal de un acto sexual.

En gran porcentaje de casos, puede ser entre 3 y 4 minutos, a partir de la penetración, pero deberíamos tener en cuenta que la mujer puede necesitar mas tiempo para lograr el orgasmo.

La preocupación es seria para quienes eyaculan inmediatamente después del primer contacto sexual o terminan apenas realizada la penetración. 

Hay hombres que son normales con su pareja habitual, pero tienen una marcada eyaculación precoz cuando cambian de pareja. 

Las causas son múltiples y es imprescindible determinarlas al encarar el tratamiento. 

En los jóvenes, es importante verificar el funcionamiento de los músculos responsables del control eyaculatorio, el aparato genital, la existencia de hipersensibilidad local, frecuencia masturbatoria y los aspectos psicológicos. 

Se tendrán en cuenta posibles causas orgánicas creadas por periodos de abstinencia, infecciones, tóxicos y medicamentos. 

Muchos hombres con este problema repiten el acto sexual para poder complacer a su pareja, creando un habito que los perjudica psíquicamente y orgánicamente. A cierta edad, esta practica se hace difícil por la imposibilidad de conseguir una nueva erección en un plazo razonable. 

La disminución de la frecuencia sexual y la falta de colaboración de la pareja oscurecen el pronostico. 

Dado que existen diferentes propuestas terapéuticas para encarar la solución de este problema, conviene aclarar los alcances y efectos secundarios para evitarle riesgos al paciente. 

Drogas antidepresivas: de uso especifico para problemas psiquiátricos, también retardan la eyaculación.

About Daniel Torres

Amante del deporte y del fisicoculturismo, entrenador y profesor de culturismo.
«
Siguiente
Entrada más reciente
»
Anterior
Entrada antigua

No hay comentarios:

Post a Comment