Slider[Style1]

Style2

Style3[OneLeft]

Style3[OneRight]

Style4

Style5[ImagesOnly]

Style6


Las claves del entrenamiento según las exigencias de los deportes más comunes

No es necesario realizar sesiones extenuantes de entrenamiento de dos horas y media o tres para mejorar la resistencia. Eso no sólo no ayuda, sino que puede tener resultados adversos por la sobrecarga innecesaria de las articulaciones. En pocas palabras, el trabajo de resistencia es una cuestión de paciencia. Con realizar un trote suave de 45 ó 60 minutos como máximo, es más que suficiente.

La carrera larga, lenta y continua es la esencia del entrenamiento de resistencia. Este tipo de entrenamiento se realiza a un ritmo que permite obtener energía aeróbicamente (en presencia de oxígeno). El material energético que utiliza principalmente son los carbohidratos, pero también las grasas, que puede llegar a quemar con gran rentabilidad, pero más lentamente.

Con ello se favorece la resistencia a nivel general, se acostumbra al músculo a usar grasas como combustible y se tiende a una rebaja en las pulsaciones de reposo, ya que el corazón mueve más sangre con cada latido. Todo esto permite soportar mejor las cargas de entrenamiento en los otros deportes que practiques, permite mantener durante más tiempo la concentración y llegar más entero al final del partido.

RESISTENCIA ORGANICA Y MUSCULAR

Para combinar resistencia orgánica con resisten da muscular y con la velocidad, y para acostumbrar al organismo a reciclar el lactato es necesario mejorar la potencia aeróbica. Esto es muy útil en deportes como el fútbol, el basquet o el tenis, que requieren continuos cambios de ritmo y combinan momentos muy intensos de esfuerzo con otros de total relax.

Ello se trabaja con las series cortas, medias o largas, los cambios de ritmo, los ritmos fuertes o controlados y las series de cuestas. De este modo la demanda de oxígeno es mayor, la eficacia cardiovascular aumenta, se agranda el corazón y se mejora la perfusión sanguínea muscular.

Ya para deportes en los que hay una mayor exigencia de la potencia muscular, se puede conseguir trabajando con pesas, pero sobre todo realizando cuestas. Con una mejora de la fuerza y un incremento de potencia en las piernas, mejora la eficacia de cada zancada y también ayuda a prevenir lesiones. Muy útil en los mismos deportes del punto anterior.

La combinación de deportes de trabajo aeróbico, anaeróbico o mixto permiten fortalecer más, compensar diferentes grupos musculares (con lo que previenes las lesiones) y mejorar la buena forma física final. La carrera, el aeróbic, la musculación, la natación y el ciclismo (carretera o montaña) son complementarios entre ellos y con todos los demás.

CLAVES DEL ENTRENAMIENTO

El entrenamiento debe ser variado. Así se hace más ameno y entretenido. De la variedad saldrá una mejor preparación. Algunos deportes exigen una obtención de energía casi explosiva, y por una ruta metabólica más corta pero menos rentable, que no oxida totalmente los materiales (sólo los carbohidratos) y que no necesita por ello oxígeno, es la energía obtenida anaeróbicamente. Esta situación no puede durar más de un minuto, pues la acumulación del lactato nos limita: son la velocidad y la musculación.

Para otros, la obtención de energía es más lenta pero más rentable y el material energético que utilizan serán los carbohidratos y las grasas. Caso de los
ciclistas y los nadadores. Pero la mayoría de las disciplinas deportivas combinan las dos formas de obtener energía, prevaleciendo una sobre otra según la duración del esfuerzo.

Con tos ejercicios de abdominales y los de lumbares es muy fácil fortalecer los músculos que nos mantienen erguidos, y de este modo evitar dolores de espalda y en la zona pélvica. Incluso se pueden evitar algunas lesiones en estas zonas, que son las que más tiempo requieren para su curación.

About Daniel Torres

Amante del deporte y del fisicoculturismo, entrenador y profesor de culturismo.
«
Siguiente
Entrada más reciente
»
Anterior
Entrada antigua

No hay comentarios:

Post a Comment