Slider[Style1]

Style2

Style3[OneLeft]

Style3[OneRight]

Style4

Style5[ImagesOnly]

Style6


El verano, por lo menos en la escala de temperaturas, parece ir despidiéndose de a poco. Y en esta época de termómetros caprichosos, nada mejor que un buen plan de adaptación integral para pasar sin problemas de una estación a otra

Lo primero es el Ejercicio físico. El deporte activa la circulación, aumenta el nivel de endorfinas (neurotransmisores de la felicidad), reforzá tu sistema inmune y elevá la temperatura para combatir el frío. Aunque ya no tengas que lucir el cuerpo, no pierdas la forma física conseguida este verano. Seguí entrenando en el gimnasio o buscá un grupo de amigos que corran.

Agua fría. Las duchas alternas de agua fría y caliente, acostumbran al organismo a los cambios de temperatura, reactivan la circulación y aumentan las defensas de una forma natural. Si no te animás con el agua fría, probá frotarte con una manopla empapada en agua fría para adaptarte porque la sensación de renovación merece la pena.

Respiración energética. Respirá contando hasta tres mientras pensas en eliminar el cansancio y los pensamientos negativos. Inspirá contando hasta tres y concentrate en llenar tus pulmones de aire vigorizante que llegue hasta tus células. Tus problemas desaparecerán y te sentirás llenar de energía.

Estiramientos. No te olvides de que estirar forma parte de tu entrenamiento y dedicá al menos 5 minutos para relajar los músculos usados durante el ejercicio o estirar los músculos del cuello y hombros que acumulan la tensión del trabajo cotidiano.

Alegría. La disminución de las horas de luz provoca un descenso de la serotonina, un neurotransmisor relacionado con la sensación de felicidad. Si tenés tendencia a los cambios de humor y depresión, buscá un grupo de actividad que te resulte placentera, como la pintura, la restauración, la escritura o un taller de risa o de teatro donde dar rienda suelta a tus emociones.

Descanso. Evitá el estrés y cuidá las horas de sueño. Las temperaturas bajas invitan a dormir más horas, no te resistas, durante la noche el cuerpo descansa, en esas horas tu organismo elimina el ácido táctico acumulado, se regeneran las células de los tejidos y se fabrican algunas hormonas. Es mejor acostarse temprano para empezar el día descansado/a.

Masaje. Aprovechá las tardes en casa para practicar con tu pareja los masajes con aceites y esencias vigorizantes (romero, nuez moscada, albahaca, mejorana, pino) y euforizantes (bergamota, azahar, jazmín, ylang-ylang).

Sol. Aprovechá que los rayos de sol caen con menos fuerza para darte baños de sol de 10 minutos. Aumentan la producción de vitamina D natural, producen las vitales endorfinas y te recargan las energías.

Dieta. Se viene el tiempo de desintoxicación. Seguí una dieta depurativa para ayudar a tu cuerpo a eliminar toxinas. Tomá más de dos litros de agua al día y tomá frutas y verduras como las uvas, setas, apio, jugos y sopas.

About Daniel Torres

Amante del deporte y del fisicoculturismo, entrenador y profesor de culturismo.
«
Siguiente
Entrada más reciente
»
Anterior
Entrada antigua

No hay comentarios:

Post a Comment