Slider[Style1]

Style2

Style3[OneLeft]

Style3[OneRight]

Style4

Style5[ImagesOnly]

Style6


El mapa genético de cada individuo es único e irrepetible. La morfología corporal define las respuesta del organismo a los estímulos externos (nutrición, entrenamiento, etc.), los que deben ser tenidos en cuenta a la hora de planificar rutinas y dietas.

La mayoría de los profesionales coinciden en clasificar los tipos Somáticos en tres grandes grupos: Endomorfos, Ectomorfos y Mesomorfos.

Endomorfos:

Cuerpo obeso que retiene grasa y líquido. Gana peso con facilidad y tiene dificultades para perderlo. Tiende a almacenar más grasa, pero puede albergar una mayor cantidad de masa muscular, porque sus funciones metabólicas le permiten mantener ese peso.

Ectomorfos:

Es el ultraliviano, el que no es capaz de conservar un gramo de peso y le cuesta mucho ganarlo.

Mesomorfo:

Tipo somático ideal, característico de atletas capaces de destacar en cualquier deporte. Ahora, los miembros de este grupo son escasos.

Tipos somáticos combinados:

Rara vez un individuo pertenece a un tipo somático puro, con excepción de los obesos mórbidos (endomorfos puros) o los delgados extremos (ectomorfos puros). Normalmente una persona con un peso normal es una combinación de endomorfo y ectomorfo, y de ectomorfo y mesomorfo. La dieta y el entrenamiento son distintos para cada persona de un tipo somático puro o una con un físico combinado.

Los mesomorfos pueden ingerir una buena proporción de carbohidratos, proteínas y grasas. Y obtienen resultados con cualquier tipo de ejercicio.

El endomorfo, se sube a la báscula después de haber comido una ensalada y ve como ha engordado medio kilo, su metabolismo es lento. Suele desarrollar masa muscular con rapidez, su músculo es denso pero suele tener un porcentaje de grasa muy alto. Le cuesta perder grasa y si lo consigue, también pierde músculo.

El ectomorfo no suele conservar el peso que consigue, quema calorías con gran rapidéz y parece que nunca come lo suficiente. Es el típico que toma batidos altos en calorías, además de las comidas, pero todo lo consume en su hoguera interior.

Los endo-mesomorfos (medio atléticos, medio gordos) ganan masa muscular con rapidéz, se les recomienda un entrenamiento rápido e intenso: superseries, series gigantes, series descendentes, etc. No deben preocuparse del sobreentrenamiento porque suelen almacenar tanto glucógeno, que acaba por convertirse en grasa. Lo mejor para ellos es reducir los carbohidratos,  consumir fibras y hortalizas. El resto de la dieta debe estar basada en proteínas y grasas saludables, de esta forma retendrá menos líquido. Se puede utilizar un 50% de proteínas, 25% de carbohidratos y 25% de grasa.

A  los ecto-mesomorfos, les resulta difícil ganar músculo, pero siempre tienen aspecto definido. Deben entrenarse con mucho peso y descansar bastante, espaciando las sesiones de entrenamiento. Deben tomarse tiempo de recuperación o empiezan a utilizar su propio tejido muscular. Deben consumir un 40% de proteína, 30% de carbohidratos y 30% de grasa.


About Daniel Torres

Amante del deporte y del fisicoculturismo, entrenador y profesor de culturismo.
«
Siguiente
Entrada más reciente
»
Anterior
Entrada antigua

No hay comentarios:

Post a Comment