Slider[Style1]

Style2

Style3[OneLeft]

Style3[OneRight]

Style4

Style5[ImagesOnly]

Style6


Las épocas cálidas nos permiten hacer nuestros aeróbicos al aire libre. Una buena elección es la bicicleta.

Pero atención: antes de subirnos tenemos que saber que los asientos normales imponen una presión excesiva sobre los genitales.

Esta presión puede producir en los hombres dolor, adormecimiento y quizás impotencia. En las mujeres: infecciones de la vejiga y de la piel. Los asientos de bicicletas comunes también generan dolor en la espalda baja, en el 90% de los ciclistas.

Por lo general, se suele optar por uno de estos tres tipos de asientos: de corte parcial, normal y de corte completo.

Corte Parcial

La mejor posición para la pelvis y la columna vertebral. Elimina la presión en la ingle al tiempo que ofrece estabilidad y buen manejo. Los ciclistas lo consideran el asiento más cómodo.

Normal

Permite mantener una curvatura correcta de la espalda. Proporciona buena estabilidad y control pero puede imponer presiones excesivas sobre la ingle. Los ciclistas lo consideraron el segundo más cómodo.

Corte Completo

Hace que la espalda se redondee en exceso, lo que puede producir dolor en esa zona. Resulta efectivo para eliminar la presión sobre la ingle, pero la falta de reborde puede comprometer a la estabilidad y el control. Los ciclistas lo consideraron como el menos cómodo.

Si descubrimos que el asiento normal nos resulta más cómodo, existen formas de optimizar su confort.

La mejor manera es dejarnos llevar por lo que sentimos. Empezaremos con el asiento a un nivel normal. Si sentimos presión excesiva en la ingle, lo angularemos hacia abajo.

Angulando el asiento 10 a 15 grados hacia abajo, reducimos notablemente el dolor y la presión.

About Daniel Torres

Amante del deporte y del fisicoculturismo, entrenador y profesor de culturismo.
«
Siguiente
Entrada más reciente
»
Anterior
Entrada antigua

No hay comentarios:

Post a Comment