Slider[Style1]

Style2

Style3[OneLeft]

Style3[OneRight]

Style4

Style5[ImagesOnly]

Style6

Es como un concurso de belleza, pero lleno de músculos. Mujeres de distintos países desfilan ante jueces, llevan trajes de baño, pero en cada sonrisa saltan los bíceps, tríceps, deltoides y abdominales. Aquí compite la belleza, pero también el trabajo en cada cuerpo de años de gimnasio. Ellas sonríen con todo el cuerpo.

Entre la pasarela de belleza, el baile coreografiado, la gimnasia artística y el fisicoconstructivismo, ayer concluyó el Campeonato Mundial de Fitness Femenil 2010 (aunque en la categoría de atlético tambien compitieron varones), en el Centro de Convenciones de Tlalnepantla. Una disciplina de apreciación, muy subjetiva, en la que hasta el bikini equivocado puede afectar una calificación.

Desfilaron 250 participantes de 38 países, pero las mejores calificaciones se las llevaron las europeas. Todavía existe una brecha abismal de las potencias del viejo continente frente al resto del mundo. Además, de entre los 50 jueces que participaron predominaron los de Europa.

Si la belleza es un concepto subjetivo que cambia en cada sociedad, ¿qué califica un juez noruego a diferencia de un latinoamericano? La Federación Internacional de Fisicoconstructivismo y Fitness ha tratado de unificar criterios.

"En cierta época los resultados variaban según la región en donde se compitiera, por eso la federación estableció parámetros para hacer más homogénea la calificación en una competencia", dice el juez nicaragüense Eduardo Abdalah. Así, el tema de la belleza se califica según lo que expresa en la pasarela una competidora, su femineidad, porque si desarrolla rasgos masculinos le afectan en la calificación.

Además, explica que existe el aspecto deportivo: el tono de la musculatura, de la piel, la simetría y la proporción. Pero si el duelo está muy cerrado, admite que hasta un bikini erróneo puede ser contraproducente, "sobre todo si no ayuda a destacar el trabajo corporal".

Una mexicana, en cuarto lugar

Para la paraguaya Daniela Santarelli, además del problema de la subjetividad existe también un ingrediente político. "Hay países que pisan más fuerte que otros", dice.

"Los jueces europeos son mayoría en estas competencias, porque participan más chicas de esos países, y hay naciones que pisan más fuerte, como Rusia", agrega la paraguaya de 40 años de edad, quien no pudo pasar un filtro: utilizó un traje de baño amarillo que, asegura, no le ayudó a mostrar su trabajo físico.

La campeona absoluta de fitness atlético fue la brasileña Diana Paula Monteiro, y en fitness figura la noruega Nina Furseth; la vencedora en fisicoconstructivismo fue la eslovaca Janaina Purdjakova. En cuanto al fitness atlético varonil, el triunfador fue el ruso Konstantin Nekrasov, quien compitió con un tobillo luxado.

La delegación mexicana, integrada por 23 seleccionadas, se quedó a medio camino, aunque ocho avanzaron a semifinales y quedaron ubicadas entre las mejores 10 de su categoría. La chihuahuense Silvia Chávez fue la única que consiguió entrar a una final, la de fisicoconstructivismo, y terminó en cuarto lugar.


Fuente: jornada.unam.mx

About Daniel Torres

Amante del deporte y del fisicoculturismo, entrenador y profesor de culturismo.
«
Siguiente
Entrada más reciente
»
Anterior
Entrada antigua

No hay comentarios:

Post a Comment