Slider[Style1]

Style2

Style3[OneLeft]

Style3[OneRight]

Style4

Style5[ImagesOnly]

Style6

La Betaína anhidra ((CH3) 3NCH2COO) es una vitamina derivada de la colina. Las fuentes dietéticas de betaína anhidra incluyen la espinaca, los granos de cereales, mariscos, el vino y la remolacha azucarera.

Betaína anhidra es también conocida por los siguientes nombres:

- Trimetilglicina (TMG).
- Methanaminium1-carboxi-N, N, N-trimetil-, sal interna.
- 2 - (trimetilamonio) de ácido acético.
- Hidróxido de sal interna.
- (Sal carboximetil) de hidróxido de trimetilamonio interior.
- Trimethylammonioacetate.
- Glicina.
- Glicina betaína.
- Trimethylbetaina.
- Trimetilglicocola.
- Abromine/a.
- Glycylbetaine/a.
- Oxyneurine/a.

Beneficios:

La betaína anhidra es una vitamina versátil que es utilizada por el cuerpo para una gran variedad de efectos fisiológicos. El propósito principal de betaína en el cuerpo es la reducción de los niveles de homocisteína. La homocisteína es una sustancia potencialmente tóxica que resulta de la digestión de la carne. Al reducir o controlar los niveles de homocisteína, la betaína reduce los riesgos relacionados a esta sustancia.

En los humanos, la betaína es esencial para el mantenimiento de la función intestinal y la producción de células, las cuales sirven para proteger el ADN y la formación de ADN.

Como un ayudante de la nutrición, la betaína anhidra ha demostrado ser lipotrópica - es decir, causando la pérdida de grasa - por la promoción de la oxidación de los lípidos. También se ha observado que aumenta el apetito, y en animales se ha demostrado que promueve la masa magra.

La acción de la betaína se potencia con la presencia de colina (su precursor), ácido fólico y vitaminas B6 y B12. En algunas circunstancias, la betaína anhidro puede ser utilizada como un sustituto del cloruro de colina y la metionina.

La betaína anhidra es complementada oralmente en forma de un polvo. En momentos de estrés, los niveles endógenos de betaína puede ser insuficiente para un apoyo óptimo del funcionamiento del sistema inmunológico. En consecuencia, los atletas y los miembros de la población en general pueden beneficiarse de los suplementos de betaína.

Los síntomas de deficiencia de betaína puede tratarse como disfunciones gastrointestinales y hepáticas, alteración de la producción de células, disminución de la inmunidad, y elevados niveles de homocisteína o inestable.

Dosificación:

Las directrices para las dosis varían según la edad y estado de salud.

Como dosis general, los niños y los adultos pueden complementar 3 gramos con dos dosis diarias, por un total de 6 gramos por día. Los niños menores de tres años de edad pueden comenzar con una dosis de 100 gramos por kilogramo de peso corporal, por día.

Todas las personas deben seguir las recomendaciones de dosificación según el envase.

Para evaluar la tolerancia, se recomienda tomar una dosis más baja en la primera etapa, con incrementos graduales hasta que los niveles óptimos se hayan determinado.

VISITA NUESTRA TIENDA DE SUPLEMENTOS

About Daniel Torres

Amante del deporte y del fisicoculturismo, entrenador y profesor de culturismo.
«
Siguiente
Entrada más reciente
»
Anterior
Entrada antigua

No hay comentarios:

Post a Comment