Slider[Style1]

Style2

Style3[OneLeft]

Style3[OneRight]

Style4

Style5[ImagesOnly]

Style6

El Juzgado de lo Penal número 6 ha condenado a dos farmacéuticos, un médico y un deportista a un año y cuatro meses de prisión por un delito contra la salud pública por suministrar ilegalmente a deportistas anabolizantes que sólo se venden con receta médica y para fines terapéuticos concretos.

El fallo condena además al facultativo y a los farmacéuticos a tres años y siete meses de inhabilitación para sus respectivas profesiones, y a los cuatro procesados a pagar una multa de 2.340 euros cada uno.

La juez declara probado que, tal como se desprende de una investigación llevada a cabo a escala nacional por la Guardia Civil, desde mediados de 2008 y hasta principios de 2009, la farmacia de uno de los acusados, ubicada en Valencia, facturó 23.970 cajas de anabolizantes de las 27.248 unidades que se habían vendido a las 170 oficinas farmacéuticas de la ciudad.

El resto de oficinas había adquirido en el mismo periodo una media de 19 cajas por farmacia, aproximadamente la cantidad demandada por las personas que padece algún tipo de patología que requiera el suministro de estos fármacos.

Ello hizo sospechar a los Cuerpos y Fuerzas de Seguridad del Estado, que desarrollaron un dispositivo de vigilancia que comprobó la "gran afluencia" a la farmacia, ubicada en la Avenida del Puerto, de "personas de complexión fuerte y con aspecto de culturistas que entraban y salían del local" con bolsas en ocasiones de gran tamaño.

La intervención judicialmente autorizada del teléfono del farmacéutico reveló la identidad del facultativo que firmaba las recetas de los anabolizantes, que resultó ser un médico de familia que pasaba consulta en su clínica de la localidad valenciana de Torrent.

Éste otro procesado prescribía los anabolizantes "sin justificación terapéutica alguna" -ya que se trataba de pacientes sanos- para potenciar su masa muscular y capacidad física, y los derivaba a la farmacia implicada, en la que un tercer acusado, un empleado de confianza del comercio, los dispensaba.

El cuarto y último procesado y condenado por estos hechos es un deportista que practica culturismo que ha participado incluso en certámenes nacionales y que era paciente del médico.

Además de consumir los anabolizantes, los entregaba a domicilio a las personas que el médico le indicaba, y le presentaba otros deportistas para que, con los mismos fines, obtuvieran de éste recetas para comprar los medicamentos en la farmacia amiga, gestión por la que el facultativo recibía una compensación económica.

Entre los medicamentos intervenidos a los procesados se encuentran winstrol y winstrol depot, deca durabolin, primobolan depot, testex y testex prolong, proviron, efedrina, ventolase, diazepan, cabergolina, teva g-tropin y dostinex, entre otros.

Se suministraban a personas que practicaban ejercicio físico metódicamente, la mayoría de ellos culturismo no competitivo, y a otras que practicaban fútbol o ciclismo para aumentar masa muscular y el rendimiento físico.

El consumo de estas sustancias en dosis distintas de aquellas para las que han demostrado ser seguras y eficaces pueden causar "importantes daños para la salud" de las personas que las consumen, según recuerda la sentencia.

La defensa de los acusados solicitó la nulidad de las actuaciones, entre otros por las escuchas telefónicas realizadas durante la investigación, pero la jueza estimó su legalidad.


Fuente: elmundo.es

About Daniel Torres

Amante del deporte y del fisicoculturismo, entrenador y profesor de culturismo.
«
Siguiente
Entrada más reciente
»
Anterior
Entrada antigua

No hay comentarios:

Post a Comment