Slider[Style1]

Style2

Style3[OneLeft]

Style3[OneRight]

Style4

Style5[ImagesOnly]

Style6


Haifa Mussaui, una culturista de Baréin, exhibe con orgullo su musculatura y sueña con el reconocimiento internacional después de haber perdido la esperanza de ser considerada una atleta en su región. La joven, de 32 años, comenzó de adolescente a practicar la musculación con un entrenador particular para luchar contra la obesidad, muy extendida en al país del Golfo.

"Tuve un problema de obesidad y el culturismo me gustó", declaró esta mujer de mandíbula cuadrada, grandes ojos y con el pelo recogido en una coleta. De adolescente, devoraba todo artículo de prensa sobre este deporte. "A esa edad, no tenía ni la experiencia ni el conocimiento para convertirme en culturista. Y no fue fácil llegar a serlo en nuestra sociedad, donde la práctica de este deporte es muy rara entre las mujeres".

La familia de Haifa Mussaui la animó durante el tiempo en el que intentaba perder peso. "Pero después, empezaron a tener miedo" de los complementos alimentarios que se consumen en este deporte, que finalmente terminaron por aceptar. Diez años más tarde, esta bareiní colecciona los certificados de organización de culturismo y trabaja en un centro de Dubái especializado en la pérdida de peso, donde entrena a mujeres y hombres.

El 12 de junio, Mussaui participó en los campeonatos de la Asociación Internacional de Culturismo Natural, que tuvieron lugar por primera vez en Dubái, y en los que se clasificó sexta en su categoría.

Ahora, la joven intenta obtener un carné profesional para poder participar en competiciones mundiales y afiliarse a la Federación Internacional de Culturismo. Sin embargo, no podrá representar a Baréin o a cualquier otro país del Golfo donde este deporte sigue siendo muy reservado a los hombres.

La culturista quiere viajar en octubre a Portugal para obtener un permiso de residencia y representar a este país en las competiciones internacionales, con la ayuda de su entrenador portugués Andreia Sousa. "Es mi sueño y quiero cumplirlo. Si Portugal puede ayudarme, por qué no", dijo la atleta.

Mientras que cada vez más mujeres árabes se interesan por este deporte, en especial para perder peso, muchas odian practicarlo por la "oposición de la sociedad", explicó Haifa.

En el club donde trabaja, una yemenita-paquistaní, Shaza Jamil, se inclina por el mismo deporte. "Los hombres me preguntan a menudo por qué practico la musculación", cuenta, levantando las pesas, "Dicen 'eres una chica y vas a arruinar tu cuerpo...'".

Después de un año practicando el culturismo, ya consiguió la segunda plaza en la categoría llamada bikini, durante un torneo en Gran Bretaña.

Como Haifa Mussaui, empezó a practicar este deporte para perder peso y, como ella, hizo frente a la resistencia de su familia.

"Es verdad que llevamos bikini en competición, pero no le hacemos daño a nadie. Sólo enseñamos el resultado en nuestro cuerpo de tanto esfuerzo", añade, afirmando que el culturismo le "cambió la vida".

Fuente: larioja.com

About Daniel Torres

Amante del deporte y del fisicoculturismo, entrenador y profesor de culturismo.
«
Siguiente
Entrada más reciente
»
Anterior
Entrada antigua

No hay comentarios:

Post a Comment