Slider[Style1]

Style2

Style3[OneLeft]

Style3[OneRight]

Style4

Style5[ImagesOnly]

Style6

Investigadores médicos han encontrado que el licopeno, un pigmento rojo que se encuentra en los tomates, la sandia y la naranja roja, puede ayudar a prevenir y aun revertir el cáncer de próstata. 

Los productos cocinados y concentrados de tomate cuentan con una mayor cantidad de licopeno que las frutas.

Numerosos estudios han descubierto que los hombres sobre los 40 años de edad que comieron de 5 a 7 porciones de productos de tomate a la semana, redujeron su riesgo de cáncer prostático en un 40 por ciento.

About Daniel Torres

Amante del deporte y del fisicoculturismo, entrenador y profesor de culturismo.
«
Siguiente
Entrada más reciente
»
Anterior
Entrada antigua

No hay comentarios:

Post a Comment