Slider[Style1]

Style2

Style3[OneLeft]

Style3[OneRight]

Style4

Style5[ImagesOnly]

Style6

Por si no fuera poco el bombardeo publicitario sobre los regímenes bajos en carbohidratos que tanto obsesionan a EEUU, nuevos estudios lían aún más el tema e indican que estas dietas son más efectivas, pero sólo a corto plazo.

La dieta que popularizó el fallecido doctor Robert Atkins, rica en carnes, huevos y queso, pero despojada de patatas, frutas o cereales, se ha convertido en objeto de una campaña de promoción sin precedentes.

Sin embargo, apenas ha recibido atención por parte de la comunidad médica.

"No podemos dejar de lado durante más tiempo el estudio de las dietas bajas en calorías", señaló Walter Willett, experto en nutrición de la Universidad de Harvard, en un artículo que acompaña la publicación de dos estudios sobre el asunto.

Sin embargo, las nuevas investigaciones, publicadas esta semana en la revista científica "Anales de medicina interna", arrojan poca luz sobre un asunto que se ha convertido en una obsesión nacional.

Los estudios coinciden en que, a pesar de que las dietas bajas en carbohidratos consiguen que se pierda peso más rápidamente, a largo plazo (un año) el efecto es similar a las bajas en calorías, con el agravante de que las dietas que reducen los carbohidratos son más difíciles de mantener más allá de los seis meses.

La primera investigación se llevó a cabo en un centro médico de Filadelfia con 132 adultos que pesaban como media 130 kilogramos. La mitad siguió una dieta baja en calorías, mientras que el resto redujo la cantidad de carbohidratos.

Al cabo de seis meses, el primer grupo había perdido sólo dos kilos, mientras que el segundo había perdido cerca de seis.

Sin embargo, al cabo de seis meses, los que seguían un régimen tipo Atkins ya no perdieron más peso, mientras que el otro grupo seguía reduciendo su silueta. Finalmente, al cabo de un año, ambos grupos se igualaron.

La segunda investigación, con financiación de la Fundación Robert C. Atkins, mostró mayor efectividad de los carbohidratos, pero también otros efectos secundarios no deseados como estreñimiento, dolores de cabeza o mal aliento.

De esta manera, los interrogantes en torno a una dieta baja en calcio, fibras y otros nutrientes necesarios, y alta en grasas -que pueden elevar el nivel de colesterol- continúan en el aire.

Mientras tanto, quien engorda a un ritmo vertiginoso es la industria de los productos bajos en hidratos de carbono.

En lo que va de año, se han lanzado al mercado unos 600 productos que siguen las recomendaciones de Atkins y similares.

Un estudio reciente de la consultora AC Nielsen mostró que un miembro de la familia seguía uno de estos regímenes o al menos lo había intentado en el 36 por ciento de los hogares de EEUU.

El rango de productos bajos en hidratos de carbono va desde cervezas hasta pan de molde, y roza el surrealismo con guías sobre las ciudades "más bajas en carbohidratos".

Por no hablar de las toneladas de manuales para adelgazar, de entre los que sobresale la omnipresente "South Beach Diet", creada por un doctor de Miami.

Cadenas de comida rápida como Burger King o McDonald's ya han iniciado en EEUU versiones "descarbonizadas" de sus grasientos menús.

Mientras que los gigantes de la alimentación buscan nuevos alimentos para seducir a sus clientes. Kraft Foods, por ejemplo, puso en el mercado recientemente "CarbWell", una nueva línea que incluye galletas y cereales.

Tanta dieta no parece llevar a ninguna parte, ya que la realidad es que los estadounidenses cada vez están más gordos: cerca del 65 por ciento de los adultos padecen sobrepeso o están obesos.

Entre tanto, el número de niños con kilos de más se ha duplicado desde finales de la década de 1970, indican las autoridades sanitarias de EEUU.

Como señalan no pocos expertos en nutrición, los estadounidenses buscan, con esta nueva moda que permite comer grandes cantidades de queso, carnes o salsas, la manera de perder peso sin dejar de comer.

Mientras, los comerciantes se aprovechan de ello.

About Daniel Torres

Amante del deporte y del fisicoculturismo, entrenador y profesor de culturismo.
«
Siguiente
Entrada más reciente
»
Anterior
Entrada antigua

No hay comentarios:

Post a Comment