Slider[Style1]

Style2

Style3[OneLeft]

Style3[OneRight]

Style4

Style5[ImagesOnly]

Style6


La veintena es un período espléndido de la piel. Pasada ya la revolución hormonal que tantos disgustos ¡y granos! traen en la adolescencia, la piel recupera la sensatez y se muestra en un momento espléndido, con un tono saludable, tersura, sin arrugas y naturalmente hidratada.

Para mantenerla así el mayor tiempo posible, lo mejor es acostumbrarse a seguir una rutina de cuidados básicos (limpieza e hidratación) y, sobre todo, proteger el futuro de la piel.

RADICALES LIBRES: ENEMIGOS DE LA JUVENTUD DE LA PIEL

Hemos oído hablar tanto de estos famosísimos radicales que cabría pensar que no son más que un truco para vender, ¿verdad?. No es así: los radicales libres son moléculas muy reales que se producen durante el proceso de oxidación celular, y el que exista un cierto número de ellos es perfectamente normal. El problema surge cuando se crean en exceso, ya que son altamente destructivos y causa directa de envejecimiento.
Nuestro cuerpo tiene sus propios sistemas de defensa frente a los radicales libres, pero nunca está de más echarle una mano con agentes antioxidantes como las vitaminas A, E y C, capaces de neutralizarlos.

ANTIOXIDANTES, LA MEJOR PROTECCIÓN

Diversos estudios han demostrado que, para proteger la piel de los dañinos radicales libres, no basta con tomar una dieta rica en vitaminas, ya que sólo un 1% de las vitaminas y oligoelementos que ingerimos a través de los alimentos llegan hasta la epidermis. Cuando se aplican los antioxidantes de forma tópica, es decir, directamente sobre la piel, no sólo se consigue protegerla, sino incluso se le da un respiro y un escudo para que tenga tiempo para reparar parte de los daños que ha sufrido. De ahí la popularidad de las cremas con agentes antioxidantes como las vitaminas C y E, el té verde o el selenio.

HIDRATACIÓN A MEDIDA

Aunque aún no se vea ninguna arruga en el rostro, es conveniente acostumbrarse a usar una crema hidratante a diario. Lo más importante a la hora de elegirla es guiarse por el tipo de piel (seco, graso, mixto o sensible), más que por el precio.

LOS ENEMIGOS DE LA JUVENTUD DE LA PIEL

EL SOL

Los rayos UVB son los causantes de las quemaduras solares, mientras que los UVA son los principales responsables del envejecimiento al atacar las fibras de colágeno y elastina, provocando flacidez y arrugas.

EL TABACO

Cada cigarrillo supone una triple agresión contra la piel: genera radicales libres, disminuye el aporte de oxígeno a las células y provoca arrugas en el labio debido al gesto de succión del pitillo. ¿Quién necesita más razones para dejar tan funesto hábito?

LA CONTAMINACION

Como el humo de los cigarrillos, las toxinas medioambientales agreden la salud de la piel y le quitan años.

LA FALTA DE SUEÑO

Cuando dormimos poco, el organismo se altera. Estudios recientes han demostrado que negarse el merecido descanso acelera el proceso de envejecimiento.

EL ALCOHOL

Tomar un poco de vino en las comidas o una copa de forma ocasional no daña la piel, pero la ingesta regular de alcohol acaba provocando deshidratación y flaccidez, además de agravar los problemas de los cutis sensibles.

About Daniel Torres

Amante del deporte y del fisicoculturismo, entrenador y profesor de culturismo.
«
Siguiente
Entrada más reciente
»
Anterior
Entrada antigua

No hay comentarios:

Post a Comment