Slider[Style1]

Style2

Style3[OneLeft]

Style3[OneRight]

Style4

Style5[ImagesOnly]

Style6


Además de tratarse de un problema heraditario, en los casos de hipertensión juegan factores externos como sobrepeso, el tabaco y el estrés. En esta nota, las respuestas a las preguntas más comunes

La presión sanguínea o tensión es el resultado de la actividad de bombeo que desarrolla el corazón. Cuando el corazón se contrae, la sangre es empujada hacia las arterias y es cuando la presión alcanza nivel máximo. Este nivel se llama presión sistólica. A continuación, el corazón se relaja y empieza a llenarse otra vez de sangre. Mientras esto sucede, desciende la presión de las arterias y llega a su nivel más bajo justo antes del latido del corazón. Este valor último recibe el nombre de presión diastólica.

Cuando medidos la presión de la sangre averiguamos cuál es el valor más alto (sistólico) y el valor más bajo (diastólico). La unidad de medida es el mm HG (la altura en milímetros a la que la presión de la sangre empuja la columna de mercurio).

¿Qué causa la hipertensión?

Cuando el corazón late más rápido de lo normal, debido a la actividad física o a algún estado de nerviosismo o intranquilidad, la presión de la sangre aumenta. Esta aceleración momentánea del pulso es inofensiva y la presión de la sangre volverá la normalidad después de un período de recuperación.

El corazón y los vasos sanguíneos no sufren ningún daño. Sin embargo, si dejamos que persista este aumento de la tensión durante varios años, el corazón y los vasos sanguíneos acabarán sufriendo, estimulando la aparición de arteriosclerosis (endurecimiento y obstrucción de las arterias), lo que a su vez hace aumentar más la tensión.

¿Por qué es tan peligrosa la hipertensión?

Una presión sanguínea demasiado alta hace que todos los vasos sanguíneos, es decir, desde las arterias principales hasta los capilares más finos, se endurezcan y estrechen. Esta situación afecta especialmente a las arterias coronarias y los vasos del cerebro, los riñones y los ojos. Cuando la tensión es alta, el cuerpo trata de compensar la dificultad haciendo que el corazón bombee más fuerte, lo que provoca que suba más la tensión. Así es como la hipertensión va abriendo camino a problemas de salud muy graves, como el infarto de miocardio o la trombosis.

¿Cuáles son las causas de la hipertensión?

Además de tratarse de un problema heraditario, en los casos de hipertensión juegan factores externos como sobrepeso, el tabaco y el estrés. En esta nota, las respuestas a las preguntas más comunes

Las causas de la hipertensión no se conocen del todo. En la mitad de los caos, aproximadamente, la hipertensión es un problema hereditario Aparte de esta causa, hay una serie de factores externos, como el sobrepeso, el tabaco y el estrés, que tienden a intensificar la tensión alta. Sólo en 1 de cada 30 casos se puede atribuir la hipertensión a una causa orgánica.

¿Cuándo se puede decir que tenemos la tensión alta?

La organización Mundial de la Salud ha publicado una tabla en la que resulta bastante fácil clasificar los valores que hemos obtenido de la medición. Si los valores medidos están en la banda de valores fronterizos, es aconsejable un control periódico de la tensión. La tensión ya se considera demasiado alta si uno de los valores (sistólico o diastólico) está o ha estado dentro de la franja de valores de tensión alta durante algún tiempo.



About Daniel Torres

Amante del deporte y del fisicoculturismo, entrenador y profesor de culturismo.
«
Siguiente
Entrada más reciente
»
Anterior
Entrada antigua

No hay comentarios:

Post a Comment