Slider[Style1]

Style2

Style3[OneLeft]

Style3[OneRight]

Style4

Style5[ImagesOnly]

Style6


Hay mujeres culturistas que cada mes sienten fuertes síntomas del síndrome premenstrual. Se dice que el ejercicio puede ayudar a disminuir los síntomas. ¿Es cierto?

El síndrome premenstrual puede ser controlado a través de los cambios en la dieta y el estilo de vida. Aunque probablemente escriba un libro sobre todos los síntomas, los más comunes y más conocidos del síndrome premenstrual son cambios de humor, dolores de cabeza y, ¡oh sí! llorar por nada. Los estudios han descubierto algunos pasos básicos, que son relativamente fáciles de seguir, para ayudar a combatir estos encantadores síntomas. Reducir la ingesta de azúcares refinados y sodio (ambos causan retención de agua, hinchazón y calambres), comer menos y con mayor frecuencia (lo cual deberías hacer siempre), eliminar la cafeína y el alcohol (esto intensifica la irritabilidad y la flacidez del pecho), tomar un suplemento mineral multivitamínico (ciertas deficiencias de nutrientes pueden hacer estallar los síntomas del síndrome premenstrual) y finalmente, hacer ejercicio regularmente (¡te hace ser menos vulnerable a la tensión!). ¿Necesito decir más?

Comenzar de nuevo el entrenamiento en culturismo femenino

La mejor y más eficaz forma de alimentar el cuerpo humano es darle pequeñas cantidades de alimentos saludables, bajos en grasa y en azúcar a lo largo de todo el día y con la frecuencia que pida. Tienes que pensar en el cuerpo humano como si fuera una gran máquina. Mientras más hagas funcionar la máquina, más combustible necesita. Si no le das ese combustible, la máquina deja de funcionar. Tu coche no funcionará sin gasolina y nunca debes esperar que tu cuerpo lo haga. Para evitar que tu cuerpo almacene como grasa el combustible que le das (el cuerpo de la mujer, por naturaleza, tiende a hacerlo si en una sesión es sobrealimentado con el fin de llenar los depósitos de salvamento para cuando se esté en estado de privación) debes alimentarle sólo con lo que necesita para funcionar hasta la próxima toma de combustible.

Las mejores reglas a seguir son estas: 

1. No te sirvas por segunda vez a menos que hayas esperado los 20 minutos que el cerebro necesita para registrar que tu estómago está satisfecho. 
2. Come la comida sentada en la mesa no enfrente del televisor.
3. Tarda por lo menos 20 minutos en acabar la comida.
4. Come principalmente carbohidratos complejos y proteínas.
5.  Durante la comida bebe pequeñas cantidades de líquido y espera de 15 a 30 minutos para volver a beber de nuevo. Los líquidos hacen que la digestión vaya más despacio.
6. Come siempre cuando tengas hambre. ¡Tu cuerpo es más listo que tú!
7. No comas porque estés aburrida o por el sabor de algo.
9. Cuando estés deprimida no te cobijes en la comida para consolarte.
10. Nunca estés más de cuatro horas si reaprovisionar combustible. Los depósitos de glucógeno del cuerpo tocan fondo cada cuatro horas y necesitan energía, incluso aunque sólo sea una manzana.

Estas reglas aplicadas en combinación con un programa cardiovascular y entreno con pesas te hará estar fuerte, sexy y ¡en forma!

About Daniel Torres

Amante del deporte y del fisicoculturismo, entrenador y profesor de culturismo.
«
Siguiente
Entrada más reciente
»
Anterior
Entrada antigua

No hay comentarios:

Post a Comment