$type=carousel$count=9$cols=3$cate=0$show=home

La historia de Luis Gigena, fisicoculturista invidente que recorre el mundo

"Mi motivación es el día a día, porque si no hiciera este deporte no sé lo que haría" Érase una vez un caballero de la noche que v...

"Mi motivación es el día a día, porque si no hiciera este deporte no sé lo que haría"

Érase una vez un caballero de la noche que vivía en un castillo, una fortaleza inmensa desde cuya torre más alta se veía una vena de plata que cruzaba la ciudad. Nubes parduscas borroneaban los contornos del edificio y lo desdibujaban en el horizonte, siempre de noche. El caballero nunca subía, ni se asomaba por los ventanales, prefería seguir trabajando en su taller del sótano, donde su ceguera pasaba desapercibida disfrazada en su esfuerzo. Al menos, así lo imagino yo.

------------------------------------------------------------------------------------

Luis Gigena lleva la mitad de su vida entrenando su cuerpo a la máxima expresión. Aprendió de la gente que lo rodeaba y ya no necesita de un profesor que le diga qué comer o cuánto peso levantar. Asumió el físico culturismo como una modo de vida y vino al Perú para demostrar una vez más que sigue cosechando éxitos.

Es un tipo alto, medio moreno, simpático y con una sonrisa amplia y agradable. Pesa casi 115 kilos y tiene mucha fuerza. No tiene buena estabilidad, porque no ve, y por eso necesita que lo ayuden para hacer las sentadillas. A veces se tropieza en el gimnasio, pero nunca es nada grave. Cuando hace dieta se deprime, como todos, y cuando eso le pasa la hace a un lado y pone la mejor onda.

Es un apasionado de su deporte. Hay imágenes retenidas en el fondo de su memoria que le han servido de motivación para luchar con los ojos cerrados. De chiquito él veía y le gustaba mirar las películas de El increíble Hulk, ése sujeto inmenso que se ponía verde cuando montaba en cólera, y también las competencias de Arnold Schwarzenegger, el Terminator americano.

------------------------------------------------------------------------------------

Lo veo sentado a mi lado en un columpio, con los anteojos oscuros, y me dice que de niño siempre quiso tener músculos. “Y bueno, aquí estoy”, menciona casi irónico, a sabiendas de lo que ha logrado.

¿Habrá pensado alguna vez Lou Ferrigno que su personaje podría reivindicar la vida de alguien? Es extraño pensar que una película o un ídolo pudieran enrumbar la voluntad de una persona con tal discapacidad. Intento visualizar esas imágenes en mi mente y pienso que probablemente Luis ya no las recuerde con claridad, quizás el verde de Hulk no sea más que un adjetivo calificativo aprendido. Tal vez solo fue una buena excusa para hacerle frente a su destino.

--------------------------------------------------------------------------------------

Después se quedó ciego y ser como ellos parecía un sueño imposible, pero el tiempo le dio razón. Se dio cuenta de que podía lograrlo. El aliento de quienes lo rodeaban fue decisivo y se puso en marcha. Su genética le favoreció.

Luis pasea la bandera albiceleste de su querida Argentina por tierras remotas y la trae de vuelta para verla flamear sobre la vena que cruza su ciudad, La Plata. Hace quince años que empezó a competir y conoce lugares de todo el mundo. Italia, Francia, Perú.

A Sudáfrica llegó solo y con una maleta. Sin lazarillo, porque no lo necesita. En un hotel lleno de animales exóticos, la gente se le acercó para sacarse una foto con él, como alguna vez lo hicieron con Schwarzenegger. Y eso lo llena de orgullo, porque para quien se levanta a oscuras y se acuestas a oscuras todo es un reto. El deporte lo hace sentir que ve, que hay esperanza de seguir viviendo.

Aun así, Luis conversa con un fantasma, con otro ser nocturno- pero malvado- que ronda en su cabeza de vez en cuando. Le dice que la vida no vale la pena y que ponerle fin acabaría con la umbría soledad.

----------------------------------------------------------------------------------

Felizmente este hombre es terco. Fuerte de físico y de espíritu. Parece saber que no es necesario mirarse es un espejo para sentir seguridad. Se contradice cuando me menciona que al no ver todo es difícil, pero que en la vida no hay cosas difíciles. La certeza en su contradicción no deja espacios para las dudas.

------------------------------------------------------------------------------------

No fue solo en los peores días en los que él ha pensado en desaparecer, sino hoy, ayer y tal vez mañana. Hay jornadas buenas y malas, pero Dios y Laura hacen que todas sean dignas de vivir. Peores veces le ha tocado pasar.

Hubo una época en la que durmió en la banca de una plaza más de una noche. La calle fue su hogar por algún tiempo y no por libre decisión. Llevaba poco tiempo de perder la vista cuando su madre decidió juntarse con una persona que no tenía cariño para darle a Luis y él no lo toleró.

Sin contemplación familiar andar se hacía más duro. Sin techo aprendió sobre los vicios de los errabundos y a sacarse de encima a los malintencionados. Sin embargo, la educación le dio armas para encaminarse nuevamente.

------------------------------------------------------------------------------------

Pienso, en definitiva, que tiene un ángel guardián que cuida sus pasos a tientas, pues hay quienes en poder de todas sus facultades se han rendido a las tentaciones de la calle o, simplemente, han tenido peor suerte. La vida le exigió siempre un poco más.

------------------------------------------------------------------------------------

No fue destino suyo estarse tumbado en una estación de trenes pidiendo monedas. Le da gracias al colegio de ciegos, porque ahí le enseñaron a leer en braille y hasta a pelar frutas con cuchillos. Sus sentidos se hicieron más sensibles y se le agudizó la percepción.

De una vez pudo rememorar su hogar, ese en el que fue criado por una madre adolescente y sin padre. Su progenitora, enfermera de oficio, lo alumbró a los catorce años. Su padre tenía diecisiete entonces y no pudo con la responsabilidad, los dejó solos. El primer reto.

El segundo fue luchar contra la deficiencia de sus ojos. Desde chiquito fue corto de vista y cada vez se le dificultaba más distinguir lo que tenía enfrente. Se le iban desdibujando los contornos, como si una nube se atravesara en sus objetivos. Hasta que se cortó la luz y quedó como un niño enamorado de sus recuerdos.

Un niño que fue creciendo hasta que se encontró con quien sería el soporte de sus días en un lugar insólito, en una situación impensada y un momento improbable.

------------------------------------------------------------------------------------

Cuando habla de ella sus ojos se mueven en señal de alerta. Yo los veo a través de las resinas oscuras de sus anteojos. Se le dibuja una sonrisa inacabable, confesa. No oculta que su sazón le alegra la vida, porque es un apasionado de los postres, y ella prepara las mejores tortas. Cuando entrena sufre porque no puede ni probarlas, pero la abstinencia es parte de la disciplina.

-------------------------------------------------------------------------------------

Iba en un tren rumbo a otra ciudad donde entrenaba. Un grupo de chicas se le acercó y le conversaron porque lo habían visto en el programa de Susana Giménez. No fue ella la más entradora, pero finalmente se animó a invitarlo a su fiesta de cumpleaños que era ese mismo día. Y fue.

Laura tenía dieciséis y el veinticuatro cuando ennoviaron. La segunda mujer en su vida era una adolescente, una joven que escogió quedarse al lado de su primer hombre para siempre. Hoy es ella quien se encarga de engreírlo y preparar las dietas necesarias para cumplir con su rigor deportivo.

Sin embargo, el legado de Gigena no se prolongará. No habrá a quien contarle la historia de quien debería ser su padre. No habrá hijos orgullosos en esta historia, porque la naturaleza se lo ha negado.

-----------------------------------------------------------------------------------

Hay cosas que no se pueden dar vuelta, me dice con resignación tras admitir que le gustaría tener descendencia, como a todo el mundo. Con Laura no hay problema porque lo conversaron desde un principio y son compañeros. Las cartas estuvieron siempre sobre la mesa.

----------------------------------------------------------------------------------

Los sobrinos son los que se llevan todo su cariño. El hijo de su hermano es un gordo bello que despierta su instinto paternal, porque la familia es lo más importante. Es una lástima que su madre ya no esté en todos sus cabales para disfrutar de un paseo en familia o una cena de domingo.

Hace algún tiempo está sometida a un tratamiento siquiátrico porque la sobrecarga de trabajo y la galletita de la mala suerte le hicieron perder el juicio. Aún así ve a su hijo en las portadas de revistas y periódicos y se siente orgullosa de que ese ser haya salido adelante. Pocos son los que alcanzan títulos como el de Mister Mundo, que Luis obtuvo en Francia en el 2005. Las lágrimas le corrieron de la emoción al escuchar su nombre en el primer puesto y la consecuente ovación del auditorio repleto, como los estadios cuando juega Estudiantes.

---------------------------------------------------------------------------------

Para quien no ve, el sonido remplaza a las imágenes y no hay mayor gloria que oír a cientos de personas aplaudiendo. Durante su participación en el campeonato sudamericano que se realizó en Perú varios asistentes se pusieron de pie para vitorearlo en la última ronda. Cuando se lo conté me agradeció que se lo dijera. El aplauso es para él la música de la gloria, la banda sonora de un drama revertido.

-----------------------------------------------------------------------------------

Es hincha del equipo de los estudiosos de su ciudad. Cuando era chico disfrutaba viéndolos en la cancha o por televisión. Ahora grita sus goles escuchando las narraciones. Como buen argentino, es fanático del fútbol, pero no idolatra a Maradona.

El “Diez” le parece un tipo buena onda, respetable por su trayectoria mas no lo suficiente para hacerse cargo de la selección de su país. Lo que hizo le quita méritos porque ya no puede ser un modelo a seguir. Es un tipo que tiene un talento, o más bien lo tuvo.

Inadmisible es que existe una iglesia maradoniana, y que lo endiosen. Dios hay uno solo y es el que le dio a Luis una segunda oportunidad. Por eso ahora no se guarda nada. Cuando tiene dinero lo gasta en perfumes, en ropa, en discos de música porque vive el momento. No está escrito hasta cuando estará en esta tierra y esa es razón suficiente. Lo malo ya lo pasó, así que solo le queda disfrutar de lo bueno.

------------------------------------------------------------------------------------

Tampoco le preocupa la vejez, a pesar de que es consciente de que el deporte de alto rendimiento no es saludable para nadie. Las lesiones y la exigencia no merman su voluntad, porque ha apostado por sí mismo hasta que le llegue el momento de partir.

-----------------------------------------------------------------------------------

A los trece años Luis perdió la vista como consecuencia de una enfermedad llamada Toxoplasmosis. Un mal congénito heredado de su madre, quien aparentemente lo contrajo de un gato infectado. Cuando a esa edad la luz se le apagó por completo ella intentó explicárselo, pero él no pudo entender. La frustración se apoderó de él.

A pesar de que no tuvo todo el apoyo necesario aprendió a andar a oscuras, a hacerlo todo de nuevo. Construyó su propio castillo en lo alto de la ciudad a punta de tesón, perseverancia e ilusión. Y así hizo de la noche un paraje lleno de reflejos de vida. Al menos, eso es lo que yo me imagino.

----------------------------------------------------------------------------------

Yo me quedo con la intención de preguntarle si su mamá se sintió culpable alguna vez, pero no me animo. Creo que ya es suficiente drama y no quiero incomodarlo. Sin embargo, termina por ser irrelevante porque el final es feliz. Me dice: “Cuando uno es deportista, hay que aprender a perder y a ganar. No siempre se gana, como en la vida, ¿no?”

Fuente: Un tantito no más

COMMENTS

BLOGGER: 3
Loading...

Te puede interesar

Nombre

Anatomía,8,Artículos culturismo,372,Artículos nutrición,396,Artículos Olympia,5,Calendario,46,Cocina culturista,64,Competiciones y resultados,2890,Cursos,2,De compras,4,Descargas,13,Destinos,9,Diosas,1,Ejercicios,128,Esteroides,99,Estiramientos,55,Fitball,15,Flex,1,Fotos hombres,5,Fotos mujeres,13,Fotos torneos,50,Grandes culturistas,120,Hombre XXI,34,Hoy conocemos a...,94,Lesiones,31,MP3,1,Mujer XXI,124,Muscle & Fitness,1,Noticias,1149,Noticias Olympia,34,Pilates,20,Podcast,3,Regímenes,79,Resultados Mr. Olympia,39,Resultados Ms. Olympia,30,Revista Ironman Magazine,1,Revista Mega Gym,1,Rutinas,19,Salud,691,Seminarios,138,Sexualidad,8,Suplementos,184,Tecnología,4,Tienda,185,Víctor Barrios,2,Vídeos,69,
ltr
item
DIARIO DE UN FISICOCULTURISTA: La historia de Luis Gigena, fisicoculturista invidente que recorre el mundo
La historia de Luis Gigena, fisicoculturista invidente que recorre el mundo
http://4.bp.blogspot.com/_5YH9MpGHcuQ/Ssjk9FyVydI/AAAAAAAABZU/1aRX6FvReV8/s400/Luis+Gigena.bmp
http://4.bp.blogspot.com/_5YH9MpGHcuQ/Ssjk9FyVydI/AAAAAAAABZU/1aRX6FvReV8/s72-c/Luis+Gigena.bmp
DIARIO DE UN FISICOCULTURISTA
https://www.diariodeunfisicoculturista.com/2009/10/la-historia-de-luis-gigena-fisico.html
https://www.diariodeunfisicoculturista.com/
https://www.diariodeunfisicoculturista.com/
https://www.diariodeunfisicoculturista.com/2009/10/la-historia-de-luis-gigena-fisico.html
true
4209898787985831720
UTF-8
Cargando todas las publicaciones No se encontró ninguna publicación VER TODO Leer más Respuesta Cancelar respuesta Borrar Por Inicio PÁGINAS POSTS Ver Todo RECOMENTADO PARA TI ETIQUETA ARCHIVO BÚSQUEDA TODOS LOS POSTS No se encontró ninguna coincidencia con su solicitud Volver a Inicio Domingo Lunes Martes Miércoles Jueves Viernes Sábado Dom Lun Mar Mie Jue Vie Sab Enero Febrero Marzo Abril Mayo Junio Julio Agosto Septiembre Octubre Noviembre Diciembre Ene Feb Mar Abr May Jun Jul Ago Sep Oct Nov Dic ahora mismo 1 minuto atrás $$1$$ minutos atrás 1 hora atrás $$1$$ horas atrás Ayer $$1$$ días atrás $$1$$ semanas atrás hace más de 5 semanas Followers Follow ESTE CONTENIDO PREMIUM ESTÁ BLOQUEADO PASO 1: Compartir. PASO 2: Haga clic en el enlace que compartió para desbloquear Copiar todo el código Seleccionar todo el código Todos los códigos fueron copiados en su portapapeles No se copiaron los códigos / textos, por favor presiona [CTRL]+[C] (o CMD+C con Mac) para copiar