$type=carousel$count=9$cols=3$cate=0$show=home

Juan Ferrero: De la humildad rural al estrellato universal pasando por ser el Schindler leonés

  - Hijo de un comisario republicano que luchó con las Brigadas Internacionales. Tuvo que exiliarse a Burdeos donde se vio obligado a trabaj...

 

- Hijo de un comisario republicano que luchó con las Brigadas Internacionales. Tuvo que exiliarse a Burdeos donde se vio obligado a trabajar en una fábrica de aviones durante la Segunda Guerra Mundial y emuló a Oskar Schindler.

- Hasta 1952 se le puede considerar el mejor deportista español de la historia, dado que no hubo otro hito deportivo que lo superara.

- Su leyenda se acrecentó por su dramático y misterioso final: un accidente de automóvil que volcó en una curva en 1958 segándole la vida a los cuarenta años.

- Propuesto en su día para la Gran Cruz al Mérito Deportivo del CSD, Puente Almuhey su pueblo natal le concedió en 1996 su nombre a la calle más importante: la “Avenida de Míster Universo Juan FERRERO”. En Pontevedra hay una escultura a menor escala de su persona que se ubicará 

próximamente en su tumba del cementerio de Burdeos. La siguiente historia no hay que inventarla: la vida de Juan FERRERO tiene sin duda todos los ingredientes de una gran película, es una historia de lucha, de amor, de misterio, de acción y emoción, y también de tragedia, en definitiva, una vida apasionante que inspiró a los miles de personas que encontraron en él ese perfecto espejo en el que poder mirarse. Su incansable afán de superación, su valentía, su perfeccionismo, su tenacidad, su ingenio y su defensa del cumplimiento de la justicia, son aún hoy en día valores en alza de utilidad para cualquier persona, sea deportista, limpiabotas, dentista u obispo de una diócesis. Si quiere conocer más sobre la vida del considerado hasta 1952 el mejor deportista español de la historia, dado que no hubo otro hito deportivo que lo superara y al que desgraciadamente las autoridades deportivas españolas nunca fueron capaces de ver y valorar su verdadera importancia, y también del considerado “El Schindler leonés” al que inconcebiblemente silenciaron su gesta, siga leyendo, de lo contrario, léalo igual, siempre le quedará la opción si no le gustó de olvidarlo todo.

Juan FERRERO, que fue el primer “Mr. Universo Profesional NABBA” de la historia (más adelante explico la transcendencia de este prestigiosísimo título deportivo), vio por primera vez la luz del día el 5 de abril de 1918 en una pequeña aldea verde y montañosa de la provincia de León llamada Puente Almuhey (aunque en alguna parte, por la similitud del paisaje y su ubicación en el noroeste de España, aparece erróneamente que nació en Galicia, que de ahí surgió mi interés por el personaje), donde allí trabajaba su padre Alfonso Ferrero como escribiente en una importante mina de hulla llamada la “Salvadora” perteneciente a la “Sociedad Feliú y San Pedro”, siendo bautizado en la parroquia del lugar el 21 de ese mismo mes y año con el nombre de Fidel Ferrero Colino, aunque luego adoptó el nombre de Juan por el de Fidel, teniendo este hecho tres explicaciones posibles: una, que se cambiara el nombre cuando emigró a Francia por motivos de la guerra, cosa bastante frecuente entre los refugiados en otros países; dos, que le gustara más el nombre de su abuelo como nombre “artístico”; y tres, que tal vez sea la hipótesis más fiable: Fidel en francés significa “fiel”, y ese nombre a FERRERO no le gustaba porque según su hermano Jesús “Lo veía más propio de un animal, para ser más exacto, de un perro que de una persona”.

Para confirmar todos estos datos en 1989 me desplacé personalmente hasta Puente Almuhey, pudiendo comprobar “in situ” que efectivamente existían en el Registro Civil del Ayuntamiento y en los Libros de Bautismo de la Parroquia, las partidas de nacimiento y del bautismo conforme este señor había nacido en aquel recóndito lugar (214 habitantes en 1918), cosa que sorprendió notablemente a sus vecinos y cómo no, a su Alcalde, Esteban Cuesta, lo cual sirvió pocos años después para que en un Pleno se le concediese por unanimidad en 1996 a Juan FERRERO la calle más importante del pueblo, que pasó a denominarse: “Avenida de Míster Universo Juan FERRERO”, algo que lo convierte quizás en el primer culturista en el mundo que le da su nombre a una avenida, y que jamás se hubiera conseguido si no llega a ser por la persistencia y la tenacidad con que humildemente peleé por ella cuando me surgió la idea, tomándome la iniciativa como un reto personal.

FERRERO de niño, al margen de su constitución débil, delgada, achacosa y enfermiza, que hacía (añado yo) que tuviese menos músculo que una loncha de beicon, físicamente no tenía nada que particularmente llamara la atención, exceptuando una cosa: a diferencia del resto de su familia, su piel tenía un tono muy moreno y bronceado, lo que valió para que en el colegio le apodaran el “negro” por su peculiar tono de piel, e incluso, se llegara a dudar de su procedencia o linaje. Tiempo después, esto sería una gran ventaja para posar, pero en su adolescencia le produjo muchos problemas, por lo que siempre estaba peleándose con otros chicos por ello. Quizás estas luchas y riñas en su niñez y juventud le dieron la perseverancia y fuerza de voluntad (cualidades éstas indiscutibles para todo atleta que se precie y que a Juan le sobraban) necesarias para desarrollar su cuerpo.

Después de residir siete años en ese lugar mágico por sus paisajes y sus gentes que es Puente Almuhey (León) y que fue escenario de sus primeros juegos infantiles, se trasladó junto con toda su familia (sus padres y sus tres hermanos menores) a Burdeos en el Suroeste de Francia, y allí a los 15 años, con el deseo de entrenar a fondo sus músculos, se empezó a interesar mucho por la gimnasia deportiva, que compaginaba con sus estudios, obteniendo en su primer debut oficial el título de Campeón del Sur Oeste Francés, aunque antes en el colegio ya había ganado distintas pruebas atléticas.

Rápidamente obtuvo progresos espectaculares en atletismo, consiguiendo muy pero que muy buenos resultados, con marcas como: 11,00 segundos en 100 metros (en el año 1933) y saltar horizontalmente 3,15 metros con los pies juntos sin carrera; en la gimnasia dominaba todos los aparatos y era capaz de hacer el salto mortal adelante y hacia atrás, el cristo, equilibrios y subir la cuerda lisa de 7 metros en 5 segundos con las piernas en escuadra. 

Motivado por unas fotos del afamado profesor de cultura física, escritor y atleta Marcel ROUET en la revista “La Culture Physique”, con el tipo de físico que él deseaba conseguir, de inmediato comenzó a entrenar en serio apuntándose al gimnasio del Profesor René Dameron y a participar en concursos de fisicoculturismo, debutando por primera vez en un concurso llamado “Plus Bel Athlete de Europe” que se celebró en Paris en 1937 donde se clasificó en el puesto 13º. Seguidamente en 1938 participa en el “Plus Bel Athlete du Monde” donde queda 11º; en 1939 vuelve a competir en otro concurso, el “Plus Bel Athlete de International” y se clasifica 9º; y tras el parón competitivo que propició la Segunda Guerra Mundial en 1943 acude al “Plus Bel Athlete de France” donde sube al pódium al quedar 3º.


Entre principios y mediados del siglo XX los culturistas en Francia eran famosos, los certámenes se celebraban en lujosos casinos y teatros abarrotados de público de ambos sexos que asistía elegantemente vestido para la ocasión (en algunos casos los hombres de esmoquin y las mujeres de largo), había numerosas revistas especializadas y periódicos cubriendo los eventos, la población francesa acudía en masa a los gimnasios y sentía verdadera admiración y devoción por estos atletas que simbolizaban la salud, la fuerza y sobre todo la belleza, rememorando el ideal griego que demuestra su abolengo, llegando a acuñar a esta disciplina en el país galo (verdadera cuna del culturismo mundial y no Estados Unidos como equivocadamente se nos ha hecho creer) con el nombre de “Cultura Física” que eran las palabras con que el Profesor Edmond Desbonnet quiso denominar a un tipo de gimnasia con pesas dirigida especialmente hacia el desarrollo de los músculos con el fin de alcanzar la máxima plasticidad o belleza corporal, además de las bendiciones anteriormente citadas y que hoy se le conoce con el nombre de “Culturismo o Fisicoculturismo” gracias a la aportación hecha en 1946 por el Profesor Marcel Rouet.

Encendido por el nuevo entusiasmo, FERRERO poco a poco empezó a ver resultados y a subir en las clasificaciones, de hecho, en las dos ediciones anteriores en la división Amateur de los años 1950 y 1951 del mismo certamen de Mr. Universo, también consiguió vencer en su talla, no obstante, su físico con unos abdominales firmemente tallados, de cintura fina, brazos fuertes, con piernas bien definidas y unos amplios dorsales, como única tarjeta de presentación, conseguía que FERRERO alcanzara la cima de su brillante carrera a los 34 años ganando el 12 de julio de 1952 en el Scala Theatre de Londres (un impresionante teatro construido a escala del famoso Scala de Milán que se encontraba situado en la esquina formada por Charlotte Street y Tottenham Street, con aforo para casi mil quinientas personas, y que fue demolido en 1969) el prestigioso título de “Mr. Universo Profesional NABBA”, el concurso más importante del mundo de este deporte organizado por la federación NABBA (National Amateur Body Builders´ Association), al cual acuden desde la segunda mitad del siglo XX atletas de todos los rincones del planeta para alzarse con tan prestigioso galardón, y por ende coronarse como los mejores culturistas, convirtiéndose en la puerta abierta hacia el éxito en nuestra disciplina, que encumbra a los mejores culturistas que muestran el arte que se lleva impreso en el cuerpo, reflejando las proporciones ideales de las antiguas estatuas griegas y que aspiran a inmortalizar su nombre dejándolo grabado en el “Cuadro de Honor de los Vencedores o Hall of Fame de la NABBA”.

En un ambiente de gala, subió al pódium el ganador absoluto de la categoría profesional, destacando su físico perfecto en proporciones y de corte clásico. De esta manera, su nombre, su figura y su nacionalidad española (de la que se sentía muy orgulloso, a pesar de los muchos años vividos en Francia y a la que nunca renunció) daban la vuelta al mundo, haciéndose eco por toda la geografía de la tierra todos los medios de comunicación de la época, no sólo los especializados en donde ocupó cerca de cuarenta portadas de revistas, sino también, en los medios generalistas de radio y prensa escrita.

FERRERO fue un “caso aparte” dentro del culturismo. Profesor titulado de Cultura Física (poseía los prestigiosos diplomas de las escuelas de Desbonnet <<Francesa>> y Atlas <<Americana>>), además era un estupendo acróbata y bailarín, de ahí se le atribuyó su victoria, por la habilidad que tenía de realizar las poses del concurso con gracia. Sobre este arte de posar del que hacía gala FERRERO hay que comentar que él dividía sus poses en tres grupos: las “poses obligatorias” llamadas “poses atléticas” que son las que establece el reglamento, las de “corte clásico” llamadas también “poses plásticas” que imitaban la estatuaria griega, y las “poses modernas” que conformaban una sincronizada coreografía, así mismo, poseía unas extraordinarias dotes atléticas tanto para el desarrollo muscular, como para el levantamiento de pesas, pues en halterofilia (deporte olímpico) consiguió levantar en “fuerza” 103 kilos, en “dos tiempos” 125 kilos y en “peso muerto” a un brazo 190 kilos, lo que le supuso batir el récord del mundo en esta última modalidad (apuntar que en 1928, la FIH <<Federación Internacional de Halterofilia>> eliminó los ejercicios con una sola mano del programa de los campeonatos mundiales, pero los dejó como disciplinas de récord mundial hasta 1961), aunque también era capaz de realizar 1 repetición de sentadilla con 200 kilos y 60 repeticiones de ese mismo ejercicio con 100 kilos.
 
Los que le conocieron, que fueron muchos los que yo entrevisté, se extienden en elogios hacia su persona, coincidiendo todos al calificarlo como un hombre con una personalidad magnética, de gran cultura (hablaba perfectamente tres idiomas), con clase, inteligente, amable, elegante, educado, humano y de actitudes nobles, con un gran valor moral y una energía indomable, cualidades todas ellas excepcionales, y es que FERRERO era eso, un hombre de excepción, respetado e incluso admirado por sus inmediatos rivales.


En lo personal, comentar que el día 16 de septiembre de 1939, el padre jesuita Vicente Garamendi Urritia que naciera en Durango en 1887, casó a Juan FERRERO a los 21 años en la capilla de “El Solar Español” de Burdeos con una bailarina española, Magdalena Isabel Martínez Cuadros (de 27 años) a la que cariñosamente se le conocía por “Madó” y que era natural de Beas de Segura(Jaén). De esta pareja primero y de este matrimonio después, nacieron sus dos hijos Rodolfo (3/7/1938 - 16/11/2013) y Anita (7/12/1941). Rodolfo que intentó emular a su padre en lo deportivo, en 1961 a los 23 años llegó a ser “Campeón de Europa Mr. Apollo”, y a lo largo de su vida sentimental tuvo tres mujeres (con dos de ellas se llegó a casar y con la última no). Su primera esposa Nicole (fallecida en 2014) curiosamente era la hija de otro gran campeón de la época, Roger Lapebie que fuera el celebérrimo ganador del Tour de Francia en 1937 y con la que tras estar un año casado tuvo una hija, Sophie. Su segunda esposa fue Ivette Jaconelli (también fallecida en el 2020) con la que tuvo 2 hijos, Laurent y Richard. Su tercera mujer fue Aline, una encantadora señora que habla perfectamente español y posee el don de la paciencia (lo digo por mis constantes llamadas) y que derrocha una simpatía y una humanidad ejemplar. De Anita desconozco casi todo de su vida pues por causas desconocidas nunca se mostró accesible.

En 1943, Juan FERRERO que ya gozaba de fama en toda Francia y Bélgicapor su condición de atleta culturista poseedor de un físico estético, armonioso y elegante, que representaba la combinación perfecta entre volumen, definición, simetría, proporcionalidad y plasticidad, recibió en Burdeos una visita inesperada. La misma, la protagonizó una actriz, fotógrafa y cineasta alemana muy atractiva, célebre por sus producciones propagandísticas del régimen de la Alemania nazi o Tercer Reich, pues en la década de 1930, dirigió “El triunfo de la voluntad” y “Olympia” (cuya temática versaba acerca de los Juegos Olímpicos de Berlín de 1936), por las que recibió aclamación mundial dado que algunos críticos consideran que son dos de las películas propagandísticas más impresionantes y técnicamente innovadoras que jamás se hayan hecho. Se trataba de Leni Riefenstahl que desde muy joven se sintió especialmente atraída por los cuerpos masculinos hiper voluminizados (que representan el concepto de la estatuaria griega que tanto le inspiró), y también, por los deportes. De hecho, aunque no es una actividad gimnástica propiamente dicha, practicó ballet que tuvo que abandonar por una lesión de rodilla. FERRERO que era el hijo mayor de un comisario político republicano claramente convencido, inicialmente fue reacio a reunirse con ella, pero con una amplia familia a su cargo (mujer, 2 hijos pequeños y sus 3 hermanos menores, porque su madre ya había fallecido y su padre se había venido a España a luchar contra el General Franco con las Brigadas Internacionales y luego pasó el resto de su vida en un campo de concentración y en un hospital español donde falleció) se vio necesitado a acceder a su petición de que posase para ella en una maratoniana sesión de fotos artísticas que duró varios días mostrando su tremenda musculatura que cabalgaba al unísono entre el arte y el entrenamiento con pesas, ya que FERRERO, decía de su deporte, que “no se trataba de desarrollar los músculos, sino de esculpirlos”. 

También fue argumento de peso para la difícil decisión, el que pocos meses antes, el español exiliado, había sido requerido por las autoridades para realizar “trabajos forzados” en la construcción de una base submarina a las orillas del Garona para albergar 15 sumergibles destinados al Atlántico Sur y el Índico. FERRERO, le puso como condición a la afamada directora, que posaría si ella utilizaba sus influencias para sustituir los citados “trabajos forzados” por los que imponía el SOT “Servicio de Trabajo Obligatorio”, en francés “Service du Travail Obligatoire”, que fue un servicio de reclutamiento obligatorio implantado durante la ocupación alemana de Francia, para ponerlo a trabajar en una fábrica de construcciones aeronáuticas que era una instalación de montaje de aviones de combate intervenida tras la decisión del gobierno de nacionalizar las industrias militares, que en sus inicios, al disponer de escasas máquinas y herramientas, precisaba de abundante mano de obra en donde FERRERO acabó
desempeñando el puesto de “ajustador mecánico”.
 
A pesar de la diferencia de edad (16 años Leni mayor que Juan) y del breve tiempo que compartieron juntos, la célebre fotógrafa, se sintió totalmente fascinada y deslumbrada por la belleza atlética y el carisma de su modelo, hasta el extremo que cada vez que lo veía se le dilataba la pupila (síntoma, según los expertos, del enamoramiento), pues Leni en ese tiempo descubrió que Juan FERRERO era el tipo de hombre que siempre había deseado. Lo que es un misterio y nunca sabremos es si pasó algo (sentimentalmente hablando me refiero) entre ellos dos, aunque hay una opción en el futuro que igual puede verter un rayo de luz sobre este tema y otros, y es que cuando fallezca “alguien” ese “alguien” le encargó a un familiar que al morirse le enviase una caja al autor de este artículo que ya ha dejado preparada con diferente documentación, y que quiere que la reciba sólo en ese momento. De todos modos, hubo una escena narrada por un periodista londinense que nos puede dar una pista (al menos de la admiración de Leni Riefenstahl hacia Juan FERRERO), pues afirmó reconocerla aplaudiendo efusivamente desde las últimas butacas del anfiteatro del Scala Theatre de Londres el 12 de julio de 1952 donde FERRERO conseguiría su gesta de proclamarse Mr. Universo Profesional (el primero de la historia como ya dijimos) que lo hizo pasar a los anales de este deporte. En cualquier caso, es de justicia apuntar que FERRERO también utilizó las influencias o los favores de la señora Riefenstahl a principios de los años cuarenta, para beneficio de otros compatriotas que vivían una situación similar a la de él, aunque he de confesar que desconozco el número exacto y los casos, y sobre todo, cómo los tuvo que pagar. Este comportamiento ejemplar de FERRERO, que salvando las distancias puede recordar al de Oskar Schindler, le ha valido para que la Asociación Española de Halterofilia y Fisicoculturismo registrada en el Ministerio del Interior, sufrague una placa que se asentará en su tumba en la que pondrá: “Juan FERRERO, 1918-1958, Mr. Universo Profesional NABBA 1952 y hombre de bien”.

Lo que sí sé (por Luis Miguel Roca de Santander) es que diez años después de terminada la Guerra Civil Española, en 1949 un joven cántabro que aspiraba a ser trapecista, Francisco González Cuerdo de 18 años decidió en busca de una vida mejor salir del país de manera clandestina, para ello se puso en contacto con un transportista que viajaba regularmente a Burdeos con cargamentos de patatas y escondido entre éstas se escapó.
 
Francisco González Cuerdo una vez en Burdeos, sin dinero y sin conocer el idioma, vagando por las calles de la ciudad, se encontró el letrero del “Institut Ferrero”, sin pensarlo entró y vio a las personas que allí se encontraban algo incómodas al notar la presencia de alguien de aspecto tan desaliñado, por lo que avisaron al propietario el cual salió de una oficina preguntando en francés qué es lo que deseaba. Paco sin saber lo que decía, un tanto avergonzado se disculpó y contestó que como le atraía este mundillo sólo estaba de paso, y que ya se marchaba del lugar, pero para su sorpresa el citado caballero le volvió a preguntar, esta vez en claro español con un suave acento francés: “Vaya, pero si eres un paisano”. Así fue como Paco y Juan FERRERO se conocieron. FERRERO, al saber su historia, le mostró el gimnasio, le dio de comer y lo alojó en su casa que estaba en el piso de arriba, y además, le facilitó dinero para trasladarse a París.

Superada esta etapa tras la ocupación de Francia, FERRERO, tras su éxitos deportivos y alcanzada la formación que le permitía ejercer de Profesor de Cultura Física, abrió un magnífico gimnasio de cultura física y estudio de baile, de los primeros de Francia, equipado con los más modernos y diversos aparatos de gimnasia de entonces, estando situado en el nº 16 de la calle Montesquieu de Burdeos, y que llevaba por nombre comercial “Institut FERRERO” y a nivel de club deportivo para competir el de “Atlas FERRERO”, acogiendo en él durante años a miles de personas atraídas por el prestigio de este excepcional y carismático atleta, que realizó una intensa labor, formando a una numerosa pléyade de deportistas, enseñándoles el camino de la buena salud a través del ejercicio físico con pesas, y transmitiéndoles su filosofía o estilo de vida, que se basaba en la alegría del esfuerzo, el valor del buen ejemplo y el respeto por los principios éticos y en una máxima, muy utilizada por él mismo: “Hay muchas oportunidades para el hombre fuerte, las cuales no se presentan para el hombre débil”, sobra decir, en igualdad de conocimientos, de cultura o de inteligencia.

Por desgracia, una vez más el 17 de julio de 1958, Juan FERRERO volvió a ser noticia internacional, causando un gran shock a los aficionados y a los entusiastas del culturismo mundial que quedaron sacudidos por la triste noticia según la cual un estúpido accidente de circulación había acabado con la vida de este fantástico atleta cuando viajaba en un Dauphine Renault (un automóvil al que se le conoció como “el coche de las viudas” por la falta de unos frenos no demasiado fiables para un vehículo que podía alcanzar los 120 km/h y que tenía una estabilidad en las curvas tan precaria que se ganó ese sobrenombre a golpe de siniestros, de hecho, por su escasa seguridad muchos de sus propietarios introducían sacos de arena en el maletero, que estaba en la parte delantera, para que el vehículo ganase aplomo y no se saliese de la carretera en las curvas). El accidente, en donde FERRERO se encontraba justo detrás del conductor Marc Destribats, e iba acompañado de su hijo Rodolfo, su alumno Christian Dancale, de M. Atienza y de la señorita Helene Ame, se produjo al regresar a las 2:00 h de la madrugada de una exhibición en el Casino Miami de Andernos. Lo curioso del mismo fue que los demás ocupantes del automóvil sólo sufrieron contusiones sin importancia, saliendo indemnes. La causa brutal de su muerte no fue que unos discos de hierro que habían servido en la exhibición para calentar sus músculos le golpearan en la nuca causándole la muerte instantáneamente como inicialmente se publicó, sino que FERRERO parece ser que se fracturó el cuello en una de las numerosas vueltas de campana que dio el vehículo antes de detenerse en la curva conocida como “Quirquillás” en la encrucijada de las carreteras de Arés y Andernos. 

Tras el fallecimiento y lo inesperado del suceso, existieron unas ciertas conjeturas que lo convierten en un auténtico misterio por lo cual la Brigada de la Gendarmería de Arés abrió una investigación, lo cierto es que dos días después de morir, el día 19 fue inhumado en una tumba de la familia Laroche en el Cementerio de la Chartreuse en Burdeos, sepulcro propiedad de un destacado y fiel alumno suyo, Jean Lapeyre, oponiéndose la mujer de FERRERO, Madó, a colocar una lápida con el nombre de su marido, pues se conoce que la relación entre ambos no estaba atravesando su mejor momento, hasta el punto de que Rodolfo se había ido a vivir con su padre y Anita con su madre, aunque cuando Rodolfo cumplió 20 años, es decir, dos semanas antes del accidente, los cuatro lo celebraron juntos en un restaurante.
 
Han pasado casi 70 años desde aquel concurso de Londres, pero la figura de FERRERO, culturista y atleta de una época en la que no se contaba con los medios técnicos, materiales y humanos, ni con los avances en alimentación e instalaciones deportivas, que están hoy en día al alcance de cualquiera, adquiere mayor valor a nuestros ojos y podemos considerar que con toda justicia ocupa un lugar privilegiado en la historia del deporte español quien le debe un recuerdo.


La lección más importante que el lector puede aprender del éxito de Juan FERRERO “Mr. Universo Profesional 1952 NABBA”, es que la clave para alcanzar la excelencia pasa por cuidar los pequeños detalles, y la del éxito, por trabajar afanosamente por los objetivos que uno se proponga, tenga la edad que se tenga. Además de que la solidaridad por el prójimo es la más grande muestra de que casi todas las cosas buenas que suceden en el mundo nacen de una aptitud de aprecio por los semejantes. Ayudar al que lo necesita no sólo es parte del deber sino de la felicidad.
 
Respecto a la forma de entrenar que seguía y preconizaba FERRERO, comentar que sus entrenamientos consistían en seguir la tendencia de la denominada “Escuela Francesa”, la cual pretendía crear atletas integrales, tanto física como psíquica y moralmente. La “Escuela Francesa” estaba formada en su inmensa mayoría por médicos, licenciados en Educación Física y personas estudiadas. Desde el punto de vista de la “performance estético-física”, entrenaban especialmente duro la sección media, poseyendo unos abdominales y oblicuos esculpidos a cincel, pues al desarrollarlos y muscularlos al máximo daban una agradable apariencia a la figura. Además, proponían que la medida del cuello, de los brazos y los gemelos fuese la misma, entrenando para ello entorno a dos horas, con pesos medios, altas repeticiones y descansos muy justos, todo combinado con la práctica de otras disciplinas, especialmente la gimnasia deportiva-acrobática y el atletismo, aunque sin descuidar tampoco la natación, dando como resultado un cuerpo musculoso, armonioso y dotado de unas cualidades físicas que les convertían en los verdaderos Adonis de la época. Cada doce semanas se cambiaba la rutina de entrenamiento. Ejemplos de esta tendencia: el propio Juan FERRERO, Marcel ROUET, Jean-Christian RODRIGO, André DRAPP, Robert DURANTON, James MATHÉ, Arthur ROBIN y más recientemente Thierry PASTEL, Serge NUBRET, y en estos últimos años Lionel 
BEYEKE. 
 
Como ya dije, FERRERO fue un excelente entrenador, pues en Francia entrenó a una larga lista de atletas imposible de enumerar aquí por una simple razón de espacio, pero sí podemos citar a sus discípulos que más han destacado y sus logros más relevantes, como por ejemplo: a Christian DANCALE (1º en la clase baja en el Francia Mr. Apollo de 1961, 2º en la clase media en el Europeo Mr. Apollo de 1963, 1º en la clase baja en el Francia Mr. Apollo de 1963 y ganador overall en esa misma competición); su propio hijo Rodolphe FERRERO(1º en la clase alta en el Europeo Mr. Apollo de 1961 y 1º en la clase alta en el Francia Mr. Apollo de 1961 y ganador overall en esa misma competición, 2º en el Plus Bel Athlete de Europe 1962 en Trouville, 1º en la talla alta y en el overall en el Plus Beau Culturiste Francais -Lyon 30 marzo 1962-); Jean LAPEYRE (3º en la clase baja en el Mr. Europe FIHC de 1964); etc., etc. En España fueron muchos los culturistas de antaño que bebieron de la fuente de sus conocimientos y experiencia, tal fue el caso de: Gustavo BUESA, Amalio LASHERAS, José Manuel PANERO y Clemente HERNÁNDEZ, sólo por citar a los más conocidos que reconocen haberlo tratado personalmente.
 
Esta es la biografía resumida del más brillante atleta culturista de toda la historia de este deporte en España, quien dedicó toda su vida a lo que más amaba en el mundo: su deporte, el fisicoculturismo; y sus hijos Rodolfo (fallecido) y Anita (que en la actualidad ya rebasó los ochenta años), por lo que, dada la importancia de este personaje que es Juan FERRERO, el que esto escribe, a lo largo de varios años ha puesto en marcha diversas iniciativas para que su figura gozase del reconocimiento que la historia de su país le debe, y que de forma resumida fueron: la contraportada del periódico El País del día 10 de noviembre de 1995 que recogía de forma muy precisa su gesta; las dos exposiciones de fotos y homenajes que en el 2002 y en el 2012 se le tributó en la ciudad de Pontevedra a Juan FERRERO con motivo del L y LX Aniversario de su proclamación como Mr. Universo; los innumerables artículos que en la prensa especializada (Musclemag, Intergyms, Muscle and Fitness, Bodyfitness, Ironman, etc.) y no especializada (Interviú, Diario de Pontevedra, Diario de León, La Nueva Crónica, etc.) se publicaron sobre su figura; la concesión de la calle más importante de su pueblo; la propuesta (que no se vio materializada) al Museo de Cera de Madrid para que le hiciesen una figura a tamaño real de su persona; la dedicación de varias páginas a nuestro protagonista en el libro de Fernando Olmeda “El Látigo y la Luna”; la concesión de la más alta distinción que se puede otorgar a un culturista en España en este deporte: el “Diploma de Honor al Mérito Fisicoculturista” otorgado por la Federación de Fisicoculturismo NABBA España; y por último, la propuesta que hice de Juan FERRERO a la Real Orden del Mérito Deportivo para que le sea concedida a título póstumo la Gran Cruz, que para el que no lo sepa, se trata de la máxima distinción a la que puede aspirar un deportista en España, al tiempo que he elegido su carrera deportiva y su vida personal como tema principal para desarrollar en un futuro próximo mi tesis doctoral, pues son ya varias las charlas que llevo mantenidas para que me anime a hacerla y publicarla con mi querido amigo de la infancia y ahora de la edad adulta, el Dr. Manuel FONTOIRA (un reputado especialista en Neurofisiología Clínica, al que los lectores más avispados ya habrán identificado por ser este inquieto médico pontevedrés quien motivó que durante cerca de tres años me dedicase a investigar la afición del célebre Premio Nobel Santiago RAMÓN Y CAJAL por el Fisicoculturismo, modalidad conocida en aquel entonces como Cultura Física).
 
Esta semblanza, aunque breve, es el fruto de muchos años de mi vida dedicados a investigar minuciosamente cada uno de los datos que aquí se desvelan y que lo largo de este tiempo me ha permitido celebrar por todo lo alto cualquier información que pudiera rescatar acerca de este personaje, por el que, el lector se habrá dado cuenta, siento una profunda admiración, pues FERRERO conquistando el prestigioso título de “Mr. Universo Profesional” fue el mejor atleta fisicoculturista del mundo en 1952, y el mejor deportista español de la historia hasta ese año, dado que no hubo otro hito deportivo que lo superara.

Para terminar, he querido que este artículo sea un modesto homenaje a la memoria de este excepcional atleta leonés de quien sin duda se puede afirmar que representa el ideal de ser humano que a muchos nos gustaría ser, y el atleta que encarna fielmente los grandes valores (superación, lucha, respeto al rival, solidaridad, etc.) del deporte.

* Por Tomás ABEIGÓN ( abeigon@yahoo.es ) Tel. 607 477 360 
- Licenciado en INEF por la Universidad de Vigo (primera promoción).
- Entrenador Nacional de Fisicoculturismo y Musculación por la FEH.
- Campeón de España de Fisicoculturismo en 1996.
- Miembro del actual jurado del certamen de “Mr. Universo NABBA" de Inglaterra desde 1998.
- Historiador, coleccionista y articulista del deporte del Fisicoculturismo.
- Biógrafo de Juan Ferrero desde 1989

COMMENTS

Te puede interesar

Nombre

Anatomía,8,Artículos culturismo,372,Artículos nutrición,396,Artículos Olympia,5,Calendario,46,Cocina culturista,64,Competiciones y resultados,2890,Cursos,2,De compras,4,Descargas,13,Destinos,9,Diosas,1,Ejercicios,128,Esteroides,99,Estiramientos,55,Fitball,15,Flex,1,Fotos hombres,5,Fotos mujeres,13,Fotos torneos,50,Grandes culturistas,120,Hombre XXI,34,Hoy conocemos a...,94,Lesiones,31,MP3,1,Mujer XXI,124,Muscle & Fitness,1,Noticias,1149,Noticias Olympia,34,Pilates,20,Podcast,3,Regímenes,79,Resultados Mr. Olympia,39,Resultados Ms. Olympia,30,Revista Ironman Magazine,1,Revista Mega Gym,1,Rutinas,19,Salud,691,Seminarios,138,Sexualidad,8,Suplementos,184,Tecnología,4,Tienda,185,Víctor Barrios,2,Vídeos,69,
ltr
item
DIARIO DE UN FISICOCULTURISTA: Juan Ferrero: De la humildad rural al estrellato universal pasando por ser el Schindler leonés
Juan Ferrero: De la humildad rural al estrellato universal pasando por ser el Schindler leonés
https://blogger.googleusercontent.com/img/b/R29vZ2xl/AVvXsEgrH9AR9b1R5Knv5dHocR2Xz6l6mhPgBkVrTSSlkxikjACvN3WgIgiulWsnC5fgEKnlUPcUJENTf3dxGJgK9XjSeAZhwKAxEfCMj3Rh3NbOBRRXznAUYI6MrO4aGWgMjTQQzGwST1RvHeiFMhUXB-Q0s7SRt7k6pdVOiSGF6cZIunnrk2CYSIwSnYleWoHY/s320/Sensacional%20foto%20de%20Juan%20FERRERO%20tomada%20en%20la%20d%C3%A9cada%20de%201940%20por%20Arax.%20(1).jpg
https://blogger.googleusercontent.com/img/b/R29vZ2xl/AVvXsEgrH9AR9b1R5Knv5dHocR2Xz6l6mhPgBkVrTSSlkxikjACvN3WgIgiulWsnC5fgEKnlUPcUJENTf3dxGJgK9XjSeAZhwKAxEfCMj3Rh3NbOBRRXznAUYI6MrO4aGWgMjTQQzGwST1RvHeiFMhUXB-Q0s7SRt7k6pdVOiSGF6cZIunnrk2CYSIwSnYleWoHY/s72-c/Sensacional%20foto%20de%20Juan%20FERRERO%20tomada%20en%20la%20d%C3%A9cada%20de%201940%20por%20Arax.%20(1).jpg
DIARIO DE UN FISICOCULTURISTA
https://www.diariodeunfisicoculturista.com/2023/08/juan-ferrero-de-la-humildad-rural-al.html
https://www.diariodeunfisicoculturista.com/
https://www.diariodeunfisicoculturista.com/
https://www.diariodeunfisicoculturista.com/2023/08/juan-ferrero-de-la-humildad-rural-al.html
true
4209898787985831720
UTF-8
Cargando todas las publicaciones No se encontró ninguna publicación VER TODO Leer más Respuesta Cancelar respuesta Borrar Por Inicio PÁGINAS POSTS Ver Todo RECOMENTADO PARA TI ETIQUETA ARCHIVO BÚSQUEDA TODOS LOS POSTS No se encontró ninguna coincidencia con su solicitud Volver a Inicio Domingo Lunes Martes Miércoles Jueves Viernes Sábado Dom Lun Mar Mie Jue Vie Sab Enero Febrero Marzo Abril Mayo Junio Julio Agosto Septiembre Octubre Noviembre Diciembre Ene Feb Mar Abr May Jun Jul Ago Sep Oct Nov Dic ahora mismo 1 minuto atrás $$1$$ minutos atrás 1 hora atrás $$1$$ horas atrás Ayer $$1$$ días atrás $$1$$ semanas atrás hace más de 5 semanas Followers Follow ESTE CONTENIDO PREMIUM ESTÁ BLOQUEADO PASO 1: Compartir. PASO 2: Haga clic en el enlace que compartió para desbloquear Copiar todo el código Seleccionar todo el código Todos los códigos fueron copiados en su portapapeles No se copiaron los códigos / textos, por favor presiona [CTRL]+[C] (o CMD+C con Mac) para copiar