Slider[Style1]

Style2

Style3[OneLeft]

Style3[OneRight]

Style4

Style5[ImagesOnly]

Style6

Mientras algunas grasas son verdaderas enemigas de la salud, otras se transforman en sus mejores aliadas, explican los especialistas del PROPIA -Programa de Prevención de Infarto en Argentina-. En ese sentido se apunta que "las grasas se dividen en dos grandes grupos: las saturadas, que a temperatura ambiente son sólidas, y las insaturadas. Las diferencias entre unas y otras químicamente hablando, están determinadas por su estructura molecular".

"Las grasas insaturadas a su vez se subdividen en otros dos grupos: las monoinsaturadas y las poliinsaturadas. Están contenidas fundamentalmente en frutas secas y aceites vegetales, como oliva, girasol, soja, maiz y uva, aunque los peces de mar de aguas profundas, como atún, salmón y caballa, cuentan también con cantidades considerables de estas grasas. Precisamente la ingesta de estas grasas o ácidos grasos descienden los niveles de colesterol", agregan los especialistas. En cuanto a las grasas saturadas, que son en su gran mayoría de origen animal y una vez ingeridas se transforman en colesterol, se aconseja "una ingesta muy limitada para quienes no padecen problemas vasculares y casi nula para aquellas personas que sufren hipercolesterolemia. En este grupo se encuadra la leche entera y sus derivados, las carnes rojas en la mayoría de los cortes, vísceras, pollo, con exepción de pechugas cocinadas sin piel, yemas de huevo, galletitas, pan lactal, y otros."


About Daniel Torres

Amante del deporte y del fisicoculturismo, entrenador y profesor de culturismo.
«
Siguiente
Entrada más reciente
»
Anterior
Entrada antigua

No hay comentarios:

Post a Comment