Slider[Style1]

Style2

Style3[OneLeft]

Style3[OneRight]

Style4

Style5[ImagesOnly]

Style6

El hombre común habitualmente se sorprende y mira con incredulidad cuando los expertos en yoga dicen que debe aprender a respirar. Como es una función necesaria e inevitable, la gente supone que la respiración se ocupa sola de sí misma. Pero, sucede que la gran mayoría respira mal, rápido y poco profundo.

En general, se utiliza sólo la cuarta parte de la capacidad respiratoria y no se expulsa del todo el aire residual, el aire " viciado", el oxígeno ya utilizado que queda en los pulmones.

Comúnmente, el ciclo de inspiración- espiración se cumple dieciséis veces por minuto. Un individuo entranado en yoga puede reducirlo hasta sólo seis veces ( o aun menos) por minuto, sin esfuerzos, acercándose a la respiración relajada del cuerpo en reposo. Los beneficios son obvios: al respirar de manera más pausada, serena y profunda la sangre trasporta mayor cantidad de oxígeno, el coraz'n trabaja menos, los tejidos y órganos reciben mayor irrigación.

Para los yoguis, una respiración agitada corresponde con un estdo de ánimo ansioso, agitado y violento, mientras que una respiración lenta y profunda es la expresión de un estdo interior de calma o placidez. Por lo cual, los médicos aconsejan en la actualidad a sus pacientes practicar una disciplina yoga que les reporte no sólo la posibilidad de estar dos o tres veces por semana, durante una hora en un estado de relajación y meditación; sino que, con la respiración estarían oxigenando los pulmones, el cerebro, el cuerpo entero.

About Daniel Torres

Amante del deporte y del fisicoculturismo, entrenador y profesor de culturismo.
«
Siguiente
Entrada más reciente
»
Anterior
Entrada antigua

No hay comentarios:

Post a Comment