Slider[Style1]

Style2

Style3[OneLeft]

Style3[OneRight]

Style4

Style5[ImagesOnly]

Style6


Desde el punto de vista asistencial es cualquier molestia corporal que indique el enfermo y existe siempre que él lo señale. Por lo tanto, es una experiencia personal, intransferible y subjetiva

"El dolor es un signo que nos indica que algo esta mal, aunque no siempre esté claro cuál es el problema. Es una experiencia de dimensiones múltiples que afecta al individuo, no sólo físicamente sino también espiritual, emocional y socialmente; por lo que el médico debe estar particularmente atento a lo que el paciente exprese y, conducir un interrogatorio muy cuidadoso y sin prisa", afirma el Dr. Julio Capanera.

Al respecto, la IASP (Asociación Internacional para el estudio del dolor), lo define como una experiencia sensorial y emocional desagradable asociado o no con daño real o potencial de los tejidos, o descripto en términos de dicho daño "a lo que el Dr. Oreste Ceraso, profesor de farmacología y socio fundador de la Asociación Argentina para el Estudio y Tratamiento del Dolor (AAED), referente internacional sobre el tema, agrega"... y necesario para la conservación de la vida "

... "Es quizá debido a esta complejidad que, cuando el dolor no desaparece fácilmente a pesar del tratamiento, tanto médico como paciente aceptan con demasiada frecuencia que el dolor es, simplemente, un síntoma más con el que el paciente debe convivir. Sin embargo, este enfoque esta cambiando radicalmente. la idea es "rescatar" el dolor de un segundo plano y colocarlo en un primer plano para ser tratado efectivamente".

Actualmente, en EE.UU. gracias al trabajo de la JCAHO (Comisión conjunta para la acreditación de las organizaciones de la salud para el dolor), el dolor ha sido reconocido como el 5 to. signo vital y debe evaluarse y registrarse en la historia clínica del paciente, del mismo modo, que la presión arterial, temperatura, frecuencia respiratoria y pulso. Para poder evaluarlo rápidamente, se recurre a una escala visual que va del 0 al 10, donde 0 es la ausencia de dolor, 5 es un dolor molesto, y el 10 el máximo dolor imaginable. Una vez hallado este valor, el establecimiento de salud debe registrarlo y considerarlo con la misma responsabilidad que el resto de los signos vitales.

Si bien esta escala permite identificar la intensidad del dolor, falta aún definir el área que este afecta, y de haberlas, sus zonas de irradiación. Para esto se recurre a un diagrama del esquema corporal donde se sombrea las zonas afectadas que indique el paciente. La repetición periódica de este ejercicio a lo largo de la terapia indicada, permite visualizar claramente la evolución del dolor y la eficacia del tratamiento.

A tal punto se ha tomado conciencia de que todos los pacientes tienen derecho a que su dolor sea evaluado y tratado, que el Congreso de los Estados Unidos de Norteamerica ha decretado la década del 2000 al 2010 como la del " estudio y tratamiento del dolor ".

Los médicos que se dedican especialmente al tratamiento del dolor (analgesiólogos) trabajan en forma interdisciplinada con las distintas especialidades (anestesiólogos, neurólogos, cirujanos, traumatólogos, oncólogos, psicólogos, psiquiátras, clínicos, fisiátras, etc), y cuentan hoy con una batería de fármacos y técnicas para aliviar a sus pacientes.

En cuanto al tratamiento farmacológico, la OMS (Organización Mundial de la Salud) aconseja utilizar la " escalera analgésica" para los dolores crónicos y neoplásicos. Esta consta de tres escalones, usando en el primer escalón analgésicos débiles y consta de tres escalones, usando en el primer escalón analgésicos débiles y antiinflamatorios, más coadyuvantes (tranquilizantes, antidepresivos y otros). Si esto no fuera suficiente, se pasa al segundo escalón donde se utilizan los analgésicos de mediana potencia u opioides débiles, y, si tampoco aquí se lograra el alivio deseado, se sube al tercer y último escalón donde figuran los opioides potentes, solos o con coadyuvantes. Esta última etapa, debidamente controlada por el médico tratante, es de alta eficacia y seguridad.

En el caso del dolor agudo (post-operatorio, traumático, etc.) se sigue el camino inverso; se comienza con analgésicos potentes y se termina con analgésicos débiles, todo dentro de un lapso de tiempo menor a una semana.

En cuanto a las terapias mínimamente invasivas, están las infiltraciones, los bloqueos, la colocación de catéteres a nivel del raquis con bombas de infusión o sin ellas, métodos todos que se realizan en forma ambulatoria.

Las técnicas neuroquirúrgicas incluyen desde la implantación de dispositivos permanentes o semi permanentes para medicación analgésica, con acción sobre el sistema nervioso central, hasta cirugías sobre el propio sistema nervioso, consiguiendo de esta manera el alivio casi completo del dolor.

Entre las causas más frecuentes de consulta, están los dolores agudos y los dolores crónicos. Los más frecuentes entre los agudos son los dolores lumbares, lumbosacros, cervicobraquialgias (dolor de cuello con irradiación a los miembros superiores), post operatorios inmediatos, etc; entre los crónicos, se encuentran las neuralgisas trigeminales, post herpéticas, diabéticas, post amputación, post quirúrgicas de columna, de enfermedades oncólogicas, post traumáticas, reumatológicas, vasculares, cefaleas, etc.

El control del dolor, no se reduce solamente al beneficio que le genera al paciente; tiene también una implicancia capital en la economía de cada país. Son cada vez más numerosas en todo el mundo los centros especializados a la problemática del diagnóstico, estudio y tratamiento del dolor, ya que, independientemente del tema médico en sí, el ausentismo laboral ocasionado por patologías dolorosas, tiene un impacto económico de relevancia. Por lo tanto, "cuanto antes se recupere el paciente, más rápida será su reinserción laboral y menor la pérdida que representa para empresas, compañía de seguros, mutuales, etc...".

About Daniel Torres

Amante del deporte y del fisicoculturismo, entrenador y profesor de culturismo.
«
Siguiente
Entrada más reciente
»
Anterior
Entrada antigua

No hay comentarios:

Post a Comment