$type=carousel$count=9$cols=3$cate=0$show=home

Nuevas reglas para la grasa (una mentira muy gorda)

El gobierno de los Estados Unidos crea una serie de líneas nutricionales recomendando que basemos nuestra dieta en alimentos como las papas,...

El gobierno de los Estados Unidos crea una serie de líneas nutricionales recomendando que basemos nuestra dieta en alimentos como las papas, el cereal, el arroz, el pan y la pasta. Los alimentos ricos en grasa y proteína fueron colocados hasta arriba de la pirámide nutricional, así que ser raciones más pequeñas.

Fue una idea que pasó de generación en generación lo que provoco que el exceso de carbohidratos hicieran a la gente más gorda. Así que decidieron que era mejor comerse el bistec y hacer a un lado las papas.

Para finales de los años ochenta la nueva idea de que la grasa hacia que subieran de peso fue consolidándose, empezando por el Instituto Americano de la salud, que recomendaba disminuir la cantidad de grasa para toda las edades, Ahora nos hicieron creer que la manera de mantenerse lejos del sobrepeso era comiendo las papas y hacer a un lado el bistec. Y lo creímos.

En la década de los setenta las personas tenían una  dieta basada en 42 por ciento de grasas y el 47 por ciento de carbohidratos. Para los noventa cambiaron los números, siendo un 38 por ciento de grasa y un 51 por ciento de carbohidratos.

El cambio do como resultado un efecto nocivo en los niveles de obesidad, provocando un efecto nocivo para la salud.

En 1980, cerca del 15 % de la gente de EUA se consideraba obesa. Para finales de la década, cerca del 16 por ciento era obesa, y para el año 1999 el nivel supero el 27 por ciento de los estadunidenses. Los jóvenes se convertían cada vez más rápido en una persona obesa. En los noventa, el rango de personas obesas se situó entre los 18 y los 29 años.

A pesar de que los rangos de obesidad iban en aumento, los científicos siguieron cobijando la idea de que una dieta que contuviera grasa incrementaría el volumen y la masa corporal, es decir, estarías más gordo. Por ejemplo, en 1998, en un artículo publicado en el diario americano de la nutrición clínica, dos de los más prominentes investigadores sobre la obesidad dijeron que si tomas solo el 10% de calorías de grasa en tu dieta, estarás perdiendo 16 gramos al día. Esto significa que perderás más de 50 libras en cuatro años. Pero Walter Willet, epidemiólogo de Harvard, empezó a buscar evidencias claras al respecto, jamás las encontró. Algunos nuevos estudios han encontrado que se gana peso con las dietas que supuestamente se consideran bajas en calorías. En el 2002, en el diario de revisiones sobre la obesidad, Willet escribió que existen “mecanismos compensatorios” que se presentan cuando el organismo se encuentra en un prolongado estado de dieta de grasa durante un largo periodo y el cuerpo deja de perder peso.

La idea, como tantas en la guerra de las dietas fue muy simple:

- El colesterol es una causa de los problemas  del corazón.

- Una dieta alta en grasa incrementa el colesterol.

- Elimina la grasa de tu dieta y vencerás  los problemas cardiacos al bajar el colesterol.

Con esta lógica se provocan ciertos problemas.

- No toda la grasa incrementa el nivel de colesterol. Alguna actualmente ayuda a bajarlo.

- No todo el colesterol es peligroso. El HDL o el colesterol “bueno” se incrementa cuando consumes ciertas clases de grasa. El LDL, o el colesterol “malo” se incrementa cuando consumes cierto tipo de grasas, pero baja cuando consumes otro tipo de ellas.

- Elevar el nivel de triglicéridos en la sangre solo incrementará el riesgo para un ataque cardiaco, y cuando sustituyes carbohidratos (como el pan, el cereal, las pastas o las papas) por grasa, los triglicéridos aumentan. Consume cualquier tipo de grasa y los niveles de triglicéridos irán bajando.

Una dieta de grasa tiene efecto de saciedad, es decir que tú te sientes lleno durante más tiempo.

Las proteínas, comúnmente encontradas en alimentos  altos en grasa y generalmente ausentes en los alimentos bajos en ella, crean este efecto de saciedad y lo hacen en el momento en el que estas comiendo, Un plato de arroz, o un paquete de palomitas de maíz no tienen este mismo efecto. No te sientes satisfecho, as que seguirás comiendo. Y después de que terminaste de comer, el tiempo en el que te vuelva a dar hambre será más corto.

La teoría de que una dieta alta en grasa causa enfermedades en el corazón fue propuesta por investigadores en el año de 1950; hasta ahora esto no ha sido probado. Muchos estudios han relacionado la grasa con el alto nivel de colesterol y este como un causante de problemas cardiacos. Sin embargo, no existen datos epidemiológicos que comprueben que el consumir grasa está íntimamente relacionado con los problemas cardiacos.

De hecho, los datos muestran que es una teoría muy débil. El Dr. Willet y sus colegas en Harvard han profundizado en dos de los más prominentes y avanzados estudios: “El estudio de la salud de las enfermedades”, que está midiendo los efectos de la dieta en 80,000 mujeres desde 1976, y el “Seguimiento de salud en profesionales”, un trabajo que investiga lo mismo, pero a 40,000 hombres desde 1986. Si existe una conexión real entre las enfermedades cardiovasculares y las dietas con grasa, se verá reflejada claramente en estos estudios. En otras áreas se ha comprobado que la conexión entre la grasa y el cáncer es muy débil, y se irá debilitando cada vez más. Solo existe evidencia de la relación entre la grasa y el cáncer de próstata. Sin embargo no es de la grasa de la que estamos hablando, sino de la grasa vegetal. Se llama acido alga-lino-leico, y parece ser el culpable de acuerdo con un estudio español. Es fácil encontrarlo en el pescado o en las ensaladas.

Otro de los grandes problemas que se vinculan con la grasa es el cáncer de colon. Esto todavía no se comprueba tampoco. En 2001, un estudio en l boletín británico de cáncer no encontró asociación significativa entre la grasa, la grasa saturada u otra clase de grasa y el cáncer de colon. Tampoco existen evidencias con otro tipo de cáncer.

Finalmente esto es lo importante: cuando la carne no es parte de la dieta, la gente tendera a sufrir más cáncer en el conducto gastrointestinal. Así que, por un lado, la carne puede proteger de los efectos de cierto tipo de cáncer y, por otro lado, no tiene conexión con el cáncer de colon.

Tipos de Grasas

Omega-3, grasa polinsaturada

La encuentras en pescado y aceite de pescado, en semillas de lino y en su aceite.

Es una grasa esencial debido a que el cuerpo no la puede producir a partir de otras grasas. Debes de poner algo de esto en tu dieta. Se utiliza mucho al alimentar a los animales, así que no la desperdicies. Muchos de los investigadores dicen que la abstinencia de la omega-3 puede provocar serios problemas en la salud que se reflejan en edades avanzadas por la falta de este complemento.

Esta grasa baja el nivel de triglicéridos dramáticamente y te ayuda a bajar de peso.

Un estudio realizado en 1997 se comprobó que seis gramos al día de aceite de pescado ayuda al metabolismo de grasas y carbohidratos. Las personas que tomaron aceite en este estudio, quemaron más grasa y carbohidratos en sus músculos.

El acido alfa-linoleico, relacionado con el cáncer de próstata, es una grasa omega-3 encontrada en algunos pescados, semillas y otro tipo de vegetales. Es un precursor químico del aceite de pescado q, pero en adultos parece provocar problemas al no asimilarlo adecuadamente.

Grasa Mono insaturada

La encuentras en nueces y semillas, mantequilla de cacahuate, aceite de oliva y la carne.

No es una grasa esencial, así que técnicamente tu cuerpo puede producirla de otras grasas, pero está en muchos de los alimentos ricos en ella, así que es muy probable que la consumas.

Este tipo de grasa baja el LDL (colesterol “malo”) e incrementa el HDL (colesterol “bueno”), además disminuye los triglicéridos.

Hay que incluir estas grasas ya que ayudan a quemar más grasa, especialmente si tienes sobrepeso de acuerdo con un estudio realizado en el 2002 en el boletín internacional de la obesidad. No puedes decir esto si pesas 150kilos, pero los investigadores descubrieron que el cuerpo quema mas grasa dentro de las cinco horas siguientes de haber comido alimentos con este tipo de grasa que al hacerlo con grasa saturada.

Omega-6, grasa poli insaturada

Se encuentra en todos los aceites vegetales usados comercialmente en la comida procesada: la carne, el huevo, la mayonesa y por supuesto la soya.

Así como la Omega-3, la Omega-6 es esencial y debes de acercarte a ella. La omega-6 es tan común en cualquier dieta que tendrías que estar en un régimen sin grasa para empezar a necesitarla.

El Omega-6 Baja el colesterol “malo”, incrementa el “bueno” y disminuye los triglicéridos.

Muchos expertos en salud afirman que el hombre promedio consume de 10 a 20 veces más Omega-6 que Omega-3, pero en nuestra cultura nuestros hábitos de alimentación tienden a ser más o menos del 2 a 1. Una línea de investigación que data de la década de los setenta y de los ochenta afirma que el consumir más Omega-6 y menos Omega-3, puede ayudarte a desarrollar problemas de salud, desde el Alzheimer hasta un tipo de cáncer.

Más recientemente, un estudio hecho en 1997 y difundido por el boletín americano de epidemiologia muestra que la Omega-3 mejora las funciones cognitivas en personas de edad avanzada, mientras que la omega-6 tienen el efecto contrario. En otras palabras el pescado y su aceite te convierten en un Abraham Lincoln, mientras que el aceite de maíz te convierte en Abraham Simpson.

Grasa Saturada

Se encuentra en carne y productos diarios.

Técnicamente no necesitamos esta grasa. Sin embargo, la grasa saturada es importante para la estructura celular; en 1997, en un estudio en el boletín de fisiología aplicada evidencio eso pues en un grupo de personas se constato que al comer grasas de este tipo subía su nivel de testosterona.

La grasa Saturada baja los triglicéridos e incrementa los dos tipos de colesterol.

Duele decirlo pero la grasa saturada es la que al parecer más se almacena en nuestro cuerpo. La mono insaturadas y las omega se ocupan más en la energía. En 1997, un estudio mostro que una dieta alta en grasa saturadas baja el efecto térmico, al comer en el número de calorías que tu cuerpo quema después de haber comido alimentos.

Sin embargo, es un mito que las grasas saturadas, ellas solas, tapen las arterias. Un estudio controversial en 1994 de Lancet, encontró que las placas arteriales están hechas de grasa no saturada.

Hay buena grasa saturada, para que vean que Dios es justo con los hombres que comemos carne, he aquí un beneficio. El acido úrico, encontrado en la carne y el chocolate, parece ser un elemento importante que ayuda a fortalecer la membrana de las células y es usado para repararla.

Grasa transformada (grasa que es transformada de un tipo a otro)

Se encuentra en margarina, papas a la francesa y en productos de repostería. Mira los productos que consumes, si lees “parcialmente hidrogenados” quiere decir que es una grasa transformada para su comercialización.

Esta grasa Incrementa el colesterol “malo” y baja el nivel del colesterol “bueno” y disminuye los triglicéridos.

COMMENTS


Te puede interesar

Nombre

Anatomía,9,Artículos culturismo,369,Artículos nutrición,396,Artículos Olympia,5,Calendario,46,Cocina culturista,64,Competiciones y resultados,2889,Cursos,2,De compras,1,Descargas,13,Destinos,9,Diosas,1,Ejercicios,128,Esteroides,99,Estiramientos,55,Fitball,15,Flex,1,Fotos hombres,5,Fotos mujeres,13,Fotos torneos,50,Grandes culturistas,120,Hombre XXI,34,Hoy conocemos a...,94,Lesiones,31,MP3,1,Mujer XXI,124,Muscle & Fitness,1,Noticias,1135,Noticias Olympia,34,Pilates,20,Podcast,3,Regímenes,79,Resultados Mr. Olympia,38,Resultados Ms. Olympia,30,Revista Ironman Magazine,1,Revista Mega Gym,1,Rutinas,19,Salud,572,Seminarios,138,Sexualidad,8,Suplementos,184,Tecnología,4,Tienda,185,Víctor Barrios,2,Vídeos,69,
ltr
item
DIARIO DE UN FISICOCULTURISTA: Nuevas reglas para la grasa (una mentira muy gorda)
Nuevas reglas para la grasa (una mentira muy gorda)
https://blogger.googleusercontent.com/img/b/R29vZ2xl/AVvXsEheKlpnptfeda7M88eEYO3zGiwoN36iSdTVp7uwPmMFQw3k8C5zAEoy0oNXEG_4UsJsAeDgttdEIaRVv1BK1hTkEfcIxDmrMnajCn9CTMOXGPuCuHrbzytK2t6ydfmI872YTvvPx_QMZ4lEnIHC05ALIuW_wAGiEFo98SWI2fxl4SrUnOx2i5zUzzrMmw/s320/hamburger%20(1).jpg
https://blogger.googleusercontent.com/img/b/R29vZ2xl/AVvXsEheKlpnptfeda7M88eEYO3zGiwoN36iSdTVp7uwPmMFQw3k8C5zAEoy0oNXEG_4UsJsAeDgttdEIaRVv1BK1hTkEfcIxDmrMnajCn9CTMOXGPuCuHrbzytK2t6ydfmI872YTvvPx_QMZ4lEnIHC05ALIuW_wAGiEFo98SWI2fxl4SrUnOx2i5zUzzrMmw/s72-c/hamburger%20(1).jpg
DIARIO DE UN FISICOCULTURISTA
https://www.diariodeunfisicoculturista.com/2022/04/nuevas-reglas-para-la-grasa-una-mentira.html
https://www.diariodeunfisicoculturista.com/
https://www.diariodeunfisicoculturista.com/
https://www.diariodeunfisicoculturista.com/2022/04/nuevas-reglas-para-la-grasa-una-mentira.html
true
4209898787985831720
UTF-8
Cargando todas las publicaciones No se encontró ninguna publicación VER TODO Leer más Respuesta Cancelar respuesta Borrar Por Inicio PÁGINAS POSTS Ver Todo RECOMENTADO PARA TI ETIQUETA ARCHIVO BÚSQUEDA TODOS LOS POSTS No se encontró ninguna coincidencia con su solicitud Volver a Inicio Domingo Lunes Martes Miércoles Jueves Viernes Sábado Dom Lun Mar Mie Jue Vie Sab Enero Febrero Marzo Abril Mayo Junio Julio Agosto Septiembre Octubre Noviembre Diciembre Ene Feb Mar Abr May Jun Jul Ago Sep Oct Nov Dic ahora mismo 1 minuto atrás $$1$$ minutos atrás 1 hora atrás $$1$$ horas atrás Ayer $$1$$ días atrás $$1$$ semanas atrás hace más de 5 semanas Followers Follow ESTE CONTENIDO PREMIUM ESTÁ BLOQUEADO PASO 1: Compartir. PASO 2: Haga clic en el enlace que compartió para desbloquear Copiar todo el código Seleccionar todo el código Todos los códigos fueron copiados en su portapapeles No se copiaron los códigos / textos, por favor presiona [CTRL]+[C] (o CMD+C con Mac) para copiar