Slider[Style1]

Style2

Style3[OneLeft]

Style3[OneRight]

Style4

Style5[ImagesOnly]

Style6

A Lauren Powers le gusta exhibir su cuerpo en los certámenes de culturismo que organiza el Muscle Beach Gym de Venice, en Los Ángeles. Es un gimnasio al aire libre, al borde de la playa, cuya clientela habitual son "musculitos" que vienen a levantar pesas, siempre rodeados de curiosos que les miran boquiabiertos. Parece un zoo: la gente espera a las posturitas para hacer la foto. Pero a ella le encanta. Los días en que hay concurso se preocupa por lucir su mejor bikini, uno que le ayude a resaltar el bronceado y le permita presumir de músculos perfectamente definidos, sin un gramo de grasa. Así lo hizo el pasado domingo, en el último campeonato del célebre gimnasio de la costa californiana, donde un joven Schwarzenegger se entrenaba para llamar la atención en Hollywood.

Lauren se encontró allí con la modelo Tiffany Krammer. Al fin y al cabo es un concurso para lucir palmito, ¿no? Y ella también puede: se cuida mucho, y tiene los abdominales como una piedra. Pero no tiene nada que ver con Lauren. Una es fuerte e inexpugnable. La otra, delicada y femenina. Lauren fue una vez así, pero se empecinó en cincelar su cuerpo. Al principio sólo quería coger el tono muscular necesario para pasar las pruebas de admisión al cuerpo de bomberos de su ciudad. Pero se obsesionó y no encontró el momento de parar. La vigorexia se apoderó de su futuro. A sus 49 años, ha convertido la exhibición de sus bíceps en su modo de vida. Nada que no hagan las modelos, como Tiffany. Aunque todas las miradas vayan a parar a Lauren.


Fuente: eldiariomontanes.es

About Daniel Torres

Amante del deporte y del fisicoculturismo, entrenador y profesor de culturismo.
«
Siguiente
Entrada más reciente
»
Anterior
Entrada antigua

No hay comentarios:

Post a Comment